Miguel
Soler, entrenador del RCD Mallorca, ha atendido a los medios de
comunicación tras finalizar el entrenamiento de hoy viernes. El
partido contra el Girona el domingo es el último en el estadio de
Son Moix, por lo que el equipo tiene que ganar para dejar un buen
sabor de boca a la afición, “tenemos que estar a la altura”,
afirma el míster catalán.

Tras la mala
imagen en Albacete, Soler dice que “no fue la que queríamos,
tenían una marcha más que nosotros. La intensidad es lo que tenemos
que trabajar para el partido del domingo”. Sobre su continuidad
comenta que se sabrá en dos o tres semanas, “yo tengo ganas de
continuar, tengo fuerzas para ello”, señala.

Para el
último encuentro del Mallorca ante su afición, el equipo contará
con alguna baja, “Agus, Pereira y Truyols tienen molestias. El
francés no jugará de inicio, Agus y Truyols no sabemos si llegarán.
Mañana, tras un entrenamiento de más intensidad, veremos cómo se
encuentran”. Sobre Xisco, ausente en el partido contra el Albacete,
Soler indica que “estará para el partido”. También ha
confirmado que tanto Pep Lluís Martí como “algún otro jugador
del filial” saldrán en el once inicial.
Por último,
el entrenado bermellón ha hecho un pequeño balance de la temporada,
la cual no ha sido satisfactoria ni para él ni para la afición, “me
hubiera gustado quedar más arriba, pero el primer objetivo era
salvarse lo antes posible, eso lo hemos conseguido”. 

Autor: Alberto Cercós.

  
Estudiante de periodismo y comunicación audiovisual en el CESAG. 20 años. Gran aficionado a los deportes, sobre todo al fútbol. RCD Mallorca como equipo a seguir. Pianista en los ratos libres. 

Comentarios