Foto: De Graafschaf
El RCD Mallorca ha terminado su pretemporada en Holanda con una victoria contra el De Graafschap de la segunda división holandesa. El equipo bermellón, que como viene siendo costumbre, fue de menos a más, remontó el partido con dos goles de Juan Rodríguez en la segunda parte. Termina, por lo tanto, una estancia de 12 días en tierras holandesas con un balance de una victoria, un empate y dos derrotas. Aunque, eso sí, la imagen dada es muy positiva.
El partido empezó equilibrado, con ambos equipos intentando controlar la posesión y, con lo cual, el partido. Sin embargo, durante estos primeros 45 minutos, el Mallorca tuvo muchas dificultades. El bagaje del equipo local y la cercanía del inicio de su liga sumado a las lesiones que el conjunto balear ha tenido durante la primera parte, provocó irse al descanso por debajo en el marcador.
El gol de los holandesa llegó tras un fallo de Sastre que, en la frontal del área, dejó solo al rival, quien disparaba casi a placer. Antes de esto, Cedric ya se había retirado tras un mal gesto en la rodilla, dejaba el terreno de juego con cara de preocupación. Además del canterano, también se retiraron por molestias Alex Serrano y Alberto López.
La segunda parte fue completamente distinta. Con un once distinto al que empezó el partido, los de Vázquez dominaron claramente el partido. En la primera jugada, además, Juan Rodríguez ya empataba el partido tras un gran centro de Culio, quien botaba una falta. Sí, parece que el Mallorca ya funciona a balón parado. 
A partir de aquí, claro dominio del conjunto balear, que pudo marcar más de un gol gracias a ocasiones de Culio, Óscar Díaz o Raíllo. Pero fue de nuevo Juan Rodríguez quien adelantase al equipo en el marcador tras una jugada embarullada. 
El Mallorca consigue así su única victoria en tierras holandesas, aunque, eso sí, dejando un buen sabor de boca. El equipo vuelve mañana a la isla y su próxima parada es el 6 de agosto en Son Moix contra el West Bromwich. 
Autor: Alberto Cercós

Comentarios