El Mallorca está terminando con un gran sabor de boca. Los de Vázquez consiguieron, ayer sábado, una victoria por 1-0 ante un gran equipo como es el West Bromwich, de la Premier League, que empieza su competición de liga en una semana. El conjunto bermellón no solo ganó, sino que dejó una buena imagen. Esta es la segunda victoria de una pretemporada que acabará el día 13 de agosto, ante el Granada, en el Trofeo Ciutat de Palma.

El partido empezó muy equilibrado. Los dos equipos querían controlar la posesión. El Mallorca fue de menos a más. Durante la primera parte el más destacable fue Culio, el jugador que necesitaba el Mallorca, el jugador de último pase. Además, en los primeros 45 minutos el club balear estuvo muy atento atrás, provocando casi ninguna llegada de peligro por parte del conjunto inglés.

Durante esta primera parte, además, vimos un par de entradas poco apropiadas para un partido de pretemporada por parte de los dos equipos. A pocos días de empezar las competiciones ligueras hay que tener cuidado y no lesionarse.

Al filo de terminar la primera parte, llegó el primer y único tanto de la noche. Un gran pase de Culio hacia Moutinho y después éste a Brandon, provocaba que el canterano marcase a placer. Una gran jugada combinativa que significaba el gol de la victoria.

Ya en la segunda parte y con un once que iba variando hasta quedar uno completamente nuevo al inicial, el Mallorca conseguía más peligro.  Los ingleses salieron mejor, intentando controlar el partido, pero no tenían ocasiones claras. Todo lo contrario que el Mallorca, que pudo sentenciar el partido en varias ocasiones de Brandon, Juan Domínguez y Salomao,

En la recta final, el West Bromwich lo intentaba a la desesperada, provocando sus ocasiones más claras. La más importante la tuvo el portero inglés, quien subió a rematar una falta lateral y provocó que Cabrero se esforzase al máximo. Sin embargo, el conjunto inglés no consiguió empatar y el Mallorca ganó por primera vez en Son Moix en esta nueva temporada.

Comentarios