El RCD Mallorca se presentaba ante su afición oficialmente. La primera plantilla, a una semana de empezar la competición de liga regular, tenía su última prueba. Los de Vázquez necesitaban dar una buena imagen y, sobre todo, ganar ante su gente y que el trofeo se quedase en Palma. Durante 80 minutos la misión estaba completada, el Mallorca estaba dando una buena imagen, pero el Granada de Paco Jémez remontó en un margen de cinco minutos. Un susto que es mejor tenerlo ahora que no con la competición oficial en marcha.

Tras la presentación de los jugadores del primer equipo del Mallorca y las palabras de Jesús Cabrero y de Monti Galmés, empezó el Trofeo Ciutat de Palma. Ambos equipos empiezan la Liga la semana que viene, por lo que este partido era la última puesta a punto para comenzar con buen pie.

Los primeros compases del partido fueron de tanteo. El Granada, sin embargo, dominaba el balón y tenía acercamientos al área bermellona que Cabrero solventaba con grandes paradas. Cabe puntualizar el sistema que Vázquez ha utilizado para este partido: un 3-4-3. Un dibujo como común para el equipo mallorquín.

Sobre el minuto 20 de la primera mitad, el conjunto local estrenaría el marcador tras gol de Colunga. Dicho tanto viene provocado de un fallo de Ochoa, quien regaló el balón al delantero bermellón en el área.

En los minutos restantes de esta primera mitad, los de Jémez reaccionaron y empezaron a dominar el partido teniendo, incluso, varias ocasiones para igualar el partido, pero se toparon de nuevo con un gran Cabrero. Al filo de finalizar, Ansotegi tuvo el 2-0, pero Ochoa voló para impedir que el Mallorca doblegara su resultado.

Con un equipo totalmente distinto por parte del Mallorca, empezaba la segunda parte. Los de Vázquez tuvieron unos 20 minutos de control total. Durante dicho periodo llegó el 2-0. Lago Junior hizo una cabalgada por la banda derecha, llegando hasta dentro del área y dando el pase de la muerte al Ángel Sánchez, quien introducía el esférico a puerta vacía.

En estos compases de superioridad bermellona, Brandon pudo sentenciar, pero su disparo dio en el palo. Este fue un punto de inflexión para los andaluces, ya que tres minutos después, Ponce metía el primer gol para los suyos. El Mallorca, sin embargo, continuaba con su juego de toque y con el mismo sistema arriesgado, el mencionado 3-4-3.

Cuando el partido ya estaba un poco tranquilo, Vázquez introducía a uno de sus últimas incorporaciones, Lekic, quien más tarde tendría una gran oportunidad para empatar. Sin embargo, en un margen de 5 minutos, el Granada conseguía remontar el partido. La defensa de tres del Mallorca no era capaz de parar la oleada ofensiva de los andaluces. Primero Ponce hacía su segundo tanto de la noche tras una gran jugada de Khrin. Más tarde, Toral empujaba sin presión un centro desde la derecha.

El equipo de Paco Jémez se lleva a Granada el Trofeo Ciutat de Palma tras un partido en el que los mallorquinistas se van con un buen sabor de boca, ya que, en general, han realizado un notable partido.

Comentarios