Un mes y dieciocho días después volverá a los tres palos en los Juegos del Mediterráneo. Será una titularidad en el estreno del míster Javier Olaizola y, com ya dijo en rueda de prensa, para el donostiarra todos empiezan en iguales condiciones. Por tanto, el guardameta oscense tiene la oportunidad en sus manos, nunca mejor dicho, para demostrar su valía y la talla de poder pelear en perfectas condiciones con Roberto Santamaría, este último baja de última hora por problemas musculares cosa que encarrila a Cabrero en el primer once inicial de Olaizola.

Uno de los capitanes del plantel tuvo esta temporada, también por la lesión de Santamaría, la ocasión de enlazar sus primeros y últimos cuatro partidos completos de la temporada bajo palos. Dos derrotas (Lugo y Levante) y dos vicorias (Huesca y Alcorcón) fueron los marcadores del de Bolea de titular. Las dos vicotias logradas en la isla, destaca el dato que evalúa la rampa abajo del Mallorca actualmente: los últimos tres puntos obtenidos en Son Moix coinciden con el último encuentro de Jesús Cabrero. Un Cabrero que, en su útlimo partido de corto, fue trascendental ya que en el minuto 71 de juego paró la pena máxima que supuso a la postre la consecución de la victoria bermellona. Sin embargo, en la jornada posterior Fernando Vázquez volvío a sentarle. Volverá a tener noventa minutos. Y con Olaizola todo empezará de cero.

Comentarios