Tras el entrenamiento de este miércoles, algunos jugadores han dado la cara ante la afición. Los ánimos finalmente se han crispado y ha habido momentos de tensión. Mientras tanto, algunos presidentes de peñas hablaban en las oficinas con Maheta Molango.

Los dos capitales del Mallorca, Héctor Yuste y Jesús Cabrero han decidido dar la cara ante la afición. A pesar de que parecía que iba a ser una charla más relajada, la tensión se ha ido incrementando por momentos. Ante la situación, el siguiente en dar acto de presencia ha sido el técnico bermellón, Javier Olaizola. Máximo momento de tensión, el técnico vasco ha acabado encarándose con algunos aficionados. Gritos y al final se han tenido que llevar a Olaizola ante la situación con la ayuda de Julián Robles.

MOLANGO TAMBIÉN HA HABLADO

En declaraciones posteriores a lo acontecido en la tarde en Son Moix, el consejero delegado ha querido dejar claro que “el ambiente se ha caldeado porque cuatro personas han querido”, y ha dejado abierta la posibilidad de repetir la reunión. Molango también ha querido comentar que “los jugadores saben lo que hay, están comprometidos y todos tenemos que dar un paso adelante” además añadiendo que “quedan doce partidos, y quitando el Levante, todos los demás son de nuestra liga”.

Comentarios