La undécima jornada de campeonato en Segunda División B nos ha dejado otro derbi balear para el recuerdo. El Real Mallorca de Vicente Moreno ha visitado este sábado el Estadi Municipal de Formentera para medirse al equipo de la isla dirigido por Tito García Sanjuan. El partido se ha saldado con un empate (1-1) que, por objetivos del presente, satisface mucho más a los locales que a los visitantes.

Vicente Moreno ha vuelto a alinear a su once. Sólo le ha faltado Joan Sastre. El lateral mallorquín no ha viajado con el equipo ya que está sancionado por cumplimiento de ciclo de tarjetas amarillas. Fran Grima ha tenido que ser de la partida y ha vuelto a rendir por debajo del nivel esperado. Los bermellones han echado de menos al lateral mallorquín. Los dos únicos partidos en los que el Mallorca no ha sumado una victoria han sido con Sastre viéndolo desde su casa. Por su parte, el conjunto local alineó su segundo once en una semana de fútbol histórica en la isla, después de conseguir empatar ante el Athletic Club de Bilbao en el partido de la ida de los dieciseisavos de final de la Copa del Rey que se disputó el pasado miércoles.

Los de casa iniciaron el partido sin ningún tipo de complejo de inferioridad y, desde el primer minuto de juego, miraron a los ojos a su rival. Un extraordinario planteamiento defensivo de García Sanjuan anuló cualquier tipo de motivación visitante por adelantarse en el marcador. Repliegues efectivos, orden en el balón parado visitante y una defensa muy centrada en hacer pasar una mala tarde a Abdón, Álex López y compañía. Y no todo defender. Riera y sus compañeros gozaron también de ocasiones para adelantar a los locales sin un final bonito. En un partido donde las dos aficiones fueron lo mejor de la primera parte (unos 500 en cada bando), los goles iban a variar el electrónico en la segunda parte.

Y fue precisamente Riera, el jugador al que el destino del fútbol eligió para marcar el primer tanto del encuentro, con un zurdazo para batir a Manolo Reina tras sortear a varios rivales. El Mallorca se encontró con una derrota momentánea por primera vez en toda la temporada y la incertidumbre voló sobre las cabezas de la escuadra bermellona. Parece que a todas las virtudes de este equipo que ya conocíamos hay que sumar la capacidad de reacción futbolística en la derrota. Menos de cinco minutos tardó Álex López en hacer bueno un centro lateral de Lago Junior y establecer el empate en el marcador. El gol le dió alas a los de Moreno. Alas para ser mejor hasta el final, pero no para acabar llevándose los tres puntos del Municipal de Formentera. La irrupción de Salva Sevilla y Bryan Reina desde el banquillo le dieron otra dimensión al partido, pero el marcador no varió sus dígitos. El mismo Álex López pudo acabar el trabajo y redondear la noche con algún gol más, pero el esférico de cuero no quiso traspasar la línea de gol.

Un empate que sabe a mucho para los locales y a poco pero válido para los visitantes, que siguen invictos. Con el gol encajado de hoy, el Mallorca sigue siendo el equipo menos goleado de la categoría, con sólo tres unidades en contra. Se viene una fase muy complicada de la temporada, con tres partidos en a penas once días: Hércules, Valencia Mestalla y Lleida. Y la cabeza tiene que volver a estar puesta en esos tres partidos como si de tres finales más se trataran. La actitud de los de Vicente Moreno no debe variar por un tropiezo así si realmente quieren seguir comandando en la categoría ya que es importante recordar que los rivales también juegan.

Comentarios