El Real Mallorca de Vicente Moreno visita este próximo domingo el Camp d’Esports de Lleida para enfrentarse al equipo de la ciudad catalana dirigido por Gerard Albadalejo. El equipo al que los bermellones visitan es una de las sensaciones y revelaciones de este grupo III de la Segunda División B. Situados en la cuarta posición y a sólo tres y cuatro puntos del tercero y cuarto respectivamente, los de azul celeste están cuajando una excelente campaña en la que, hace un par de meses, ya eliminaron al Real Mallorca en la respectiva ronda que los enfrentó en la Copa del Rey.

No será nada fácil para el Mallorca visitar Lleida. El cuarto clasificado no es cuarto clasificado por casualidad o por un sucesión de importunios, lo es por méritos propios. El conjunto de Gerard Albadalejo está haciendo las cosas bien y sólo mira hacia arriba en la tabla clasificatoria. Jorge Félix y Agudo son los jugadores más destacados del conjunto catalán. El primero, es el máximo goleador del equipo y uno de los centrocampistas de referencia en esta categoría, incluido en el oncd ideal de la primeras diez jornadas por los usuarios. Sólo el Atlético Sanguntino ha conseguido llevarse tres puntos del estadio en tierras catalanas. Aunque hay que contarlo todo: el Lleida es mejor visitante que local y así lo dice la clasificación.

Las bajas pueden ser un hándicap importante para los de Moreno ya que el Mallorca no puede contar con Abdón Prats, su máximo goleador, y con Marc Pedraza, pieza fundamental en el centro del campo bermellón. Los Cedric, Cano, Damià, Sevilla y compañía deben aprovechar esta oportunidad que las sanciones les han brindado para seguir luchando por un puesto en el equipo que dirige el técnico valenciano.

Los buenos siempre ganan, o eso dicen, y no bastará usar el nombre para asaltar el Camp d’Esports de Lleida donde al Mallorca le espera un equipo peligroso, con las cosas muy claras y con jugadores con muchísima calidad en las botas. Además, los locales ya saben lo que es superar a sus invitados, ya que, un par de meses atrás, fueron los catalanes los que conquistaron Son Moix y, tras 120 soporíferos minutos de fútbol y una tanda de penaltis, eliminaron al Mallorca de la Copa del Rey y avanzaron a la próxima ronda en la que el sorteo los emparejó con la Real Sociedad. Sed de venganza y ganas de seguir arriba es todo lo que necesita el Mallorca de Vicente Moreno para, por lo menos, salir a competir en Lleida. Nos espera un gran partido de fútbol.

Comentarios