Parece el título de una serie -de hecho si cambiamos el once por el trece, lo es- pero hoy toca hacer ese juego de palabras para analizar la temporada del Mallorca y descubrir por qué lleva once puntos al segundo y tercer clasificado. Estamos a escasos cinco partidos de terminar la primera vuelta y la temporada del club bermellón está siendo sublime. Por ello, propongo las siguientes razones:

– Invictos: 11 victorias, 3 empates y 0 derrotas. Tras catorce partidos el Mallorca aún no conoce la derrota, un dato más que valioso si, además tenemos en cuenta que es el único equipo de Segundo B que aún no ha perdido. Unos números históricos para un club que tiene el claro objetivo de volver a la categoría de plata.

– 24 goles a favor y 5 en contra. Al principio de temporada hubo “crisis” en la faceta ofensiva. Sin embargo, cuando Abdón y Álex López se pusieron las pilas, los goles llegarón y los fantasmas desaparecieron. Además, Lago Junior y Ferran Giner se están destacando como claves en dicha faceta. Defensivamente hablando, el Mallorca está siendo de lo mejor. Con Xisco y Raíllo como centrales, el conjunto bermellón gana mucha solvencia atrás.

– 10 de 14 en porterías a cero. Dicha solvencia mecionada antes, también tiene mucho que ver con Manolo Reina. El portero andaluz ha sido clave en ciertos partidos y ha dejado en nueve ocasiones la porteria a cero. En el partido ante el Lleida el cerrojo lo puso Parera.

– A 11 de Elche y Villarreal B y a 14 del quinto. Toda esa dinámica positiva se ha traducido en una distancia muy abundada respecto a sus rivales. Además, es la distancia más grande que el Mallorca ha conseguido en esta temporada. Y lo ha hecho gracias a ganar a rivales directos como Lleida, Valencia Mestalla o Villarreal B. El próximo domingo, podría dejar al Eche a 14 puntos

– Continuidad de jugadores clave. Que jugadores como Lago Junior, Damià o Raíllo se quedasen en Segunda B está siendo clave. Pol Roigé está quedandose en un segundo plano, pero que jugadores como ellos se mantuvieran en la plantilla da a todo el equipo un salto de calidad. Sobre todo los tres primeros están siendo de vital importancia para Vicente Moreno.

– Buenos fichajes. Empezar de cero en Segunda B se antojaba complicado por la reconstrucción del equipo. Sin embargo, la dirección deportiva ha fichado a la perfección en todas las líneas. Empezando por Reina, pasando por Pedraza, Giner o Xisco Campos y terminando con Abdón y Álex López.

– La cantera en el primer equipo. A parte de todos los fichajes realizados para esta temporada, hay canteranos que están teniendo una gran importancia para Moreno. Joan Sastre es el claro ejemplo del trabajo continuo. Cedric, Cano y Álex Serrano también están teniendo sus oportunidades y van entrando en los planes del entrenador bermellón.

– La figura de Vicente Moreno. Hemos hablado de cómo la dirección deportiva ha acertado con los jugadores, pero el fichaje de Vicente Moreno también ha sido clave. Moreno es un entrenador querido por jugadores y afición. Es justo con sus futbolistas y hace un trabajo exquisito dentro y fuera del terreno de juego.

– Un once con pocos cambios. Moreno tiene un once, una idea de juego y eso hacía tiempo que no se veía en la isla. Además, el míster sabe jugar con los buenos momentos de sus jugadores para hacer pequeñas variaciones en su once. El claro ejemplo son Giner, Cano o Salva Sevilla, pero siempre con un mismo esquema.

– El papel de la afición. Bajar a Segunda B fue muy doloroso para la afición, pero han respondido a la perfección. Más de 8000 socios y siempre ayudando al equipo tanto dentro como lejos de Son Moix

– Un grupo, una familia. El Mallorca como club es una familia y, por desgracia, esto ha pasado únicamente tras bajar a Segunda B. Jugadores y afición van de la mano con el objetivo de volver a ser referentes en España. Por ahora, es el camino indicado.

Comentarios