LLEIDA ESPORTIU 0 2 RCD MALLORCA
Lleida Esportiu: Diego Rivas; Aitor Núñez, Fernando Pumar, Valiente, Eneko; Andriu Hernández, Javi López, Moustapha, Marc Nierga; Jorge Félix, Iván Agudo. RCD Mallorca: Miquel Parera; Joan Sastre, Bonilla, Raíllo, Xisco Campos; Damià, Pol Roigé, Salva Sevilla, Álex López; Lago Júnior, Ferran Giner.
Goles: Ferran Giner, 0-1 (min. 41), Álex Serrano, 0-2 (min. 75)
Asistencia: 2.132 espectadores

Nada nuevo para un Mallorca, esta vez en Lleida, que sigue un camino firme y consolidado liderando más si cabe -El Elche ha perdido ante el Formentera- la tabla de clasificación con once puntos ya sobre el conjunto ilicitano. Incluso con caras nuevas en el once de Moreno por las bajas esperadas como la de Pedraza o Abdón Prats y otra de última hora de Monolo Reina dando entrada a Parera, ya que el portero sufrió un proceso vírico, el equipo acabó sacando la eficacia y solidez característica de este equipo. Fueron dos ataques finalizados los goles del Mallorca. En ellos dos estuvo Ferran Giner. En el primero, en una acción de Joan Sastre por la derecha, le llegó un centro y remató sin presión del rival en el área de primeras. Después el segundo se cocinó en un contraataque bermellón. Ferrán cabalgó la banda derecha tras un pase de Bonilla. Por velocidad y más por la mala colocación de la defensa local, Giner acabó disparando pero el portero del Lleida, Diego Rivas, atajó de la mejor manera aunque el rechace fue para los mallorquines, concretamente para Serrano que fusiló la portería descargando más mentalmente la actividad de los de la Terra Ferma.

Igualmente el principio y nudo del partido distó mucho de un final a imagen, por el marcador, que pudo parecer más eficaz de lo realmente acontecido. El Lleida, cómodo en el verde, salió firme a lo que quería jugar: juntos y con balón rapidez en ataque. El Mallorca no se enfrascó en el encuentro hasta prácticamente en el primer gol justo antes del descanso. A excepción de dos, tres jugadores bermellones, el resto resbalaba constantemente en el Camp d’Esports. Las ocasiones claras no tardaron en llegar por los dos lados. El Lleida a base de jugadas a balón parado y saques de esquina. Por otro lado, el Mallorca dañaba en transiciones. En una de estas, Joan Sastre le cedió a Álex López pero no llegó a golpear con fortuna. El catalán tuvo más de tres oportunidades de haber rascado el gol, la más clara fue ya en la segunda mitad cuando Pol Roigé  entró por la derecha y Álex rozó el palo de Diego Rivas siendo la rodilla, sin querer, la parte que utilizó para el disparo.

El paso del tiempo fue, a las acaballas del partido, compañero de los mallorquines.  Ni el doble cambio del míster local, Gerard Albadalejo, sacando a Javi López e Iván Agudo, este último el futbolista que fue más incisivo, pudo modificar el 0 a 2 definitivo. Por contra sí fueron efectivos las entradas de los jugadores del Mallorca, que acabó marchando Lago en un partido flojo del costamarfileño más complicado esta vez al cubrir la baja de Abdón  en punta. Salió Serrano al campo once jornadas después. Y once son los puntos que saca, a falta del partido del Villarreal B, al segundo del Elche. La diferencia más grande en Segunda B. Hay margen.

Comentarios