El Atlético Baleares empieza a mover ficha para intentar solucionar el mal inicio de campaña. Óscar Rico ha rescindido su contrato y Rodri es baja federativa -no jugará hasta la próxima temporada-.

Rico abandona el club tras disputar ocho partidos -siete de ellos como titular- y sin anotar ningún gol. El extremo no se ha adaptado al club y no ha gozado de buenos minutos en el terreno de juego. Deberá buscar un nuevo destino. Por su lado, Rodri, deja otra ficha libre para que el club pueda reforzarse -el delantero está lesionado de gravedad y no podrá jugar lo que resta de temporada-.

Comentarios