LaLiga tiene un campeón seguro si un cataclismo no lo remedia. El Barcelona sigue aplastando rivales y escapándose de sus rivales cada jornada un poco más. Todos fallan y ayudan a los culés. Por abajo se igualan las cosas con el triunfo de Las Palmas y la derrota del Levante.

El Barcelona puede ganar LaLiga varias jornadas antes de su conclusión. Los rivales le ayudan y ellos no fallan. Ayer destrozaron al Betis en treinta minutos memorables de la segunda mitad. Con Messi haciendo viguerías y dirigiendo la orquesta fueron capaces de derretir a un rival que había plantado cara los primeros cuarenta y cinco minutos pero que hincó la rodilla al final. Messi, Messi y siempre Messi. El argentino hizo lo que quiso y volvió a dejar patente que es el mejor jugador del mundo, premios y reconocimientos al margen. Juega, hace jugar, marca, asiste a sus compañeros…vamos, un crack y una leyenda en toda regla. Disfrutemos de este jugador porque otro igual tardará muchos años en salir. LaLiga es suya.

Sus perseguidores más inmediatos, Atlético y Valencia, cedieron cuando menos se esperaba. Los ‘colchoneros’ se dejaron dos puntos vitales en el Wanda frente a un Girona que nunca dio el encuentro por perdido y que igualó en la recta final. Simeone se equivocó haciendo lo mismo de siempre, es decir, intentando aguantar el 1-0. Retiró a Griezzman y a Costa (tocado, posible ausencia un par de semanas) y lo pagó muy caro. Las ganas de amarrar resultados a veces te juegan malas pasadas, como el pasado sábado. Por su parte, el Valencia tenía una salida relativamente fácil, pero Marcelino quiso rotar a muchos jugadores para buscar la clasificación en la Copa y también lo pagó. Aunque se puso por delante con un gol de Santi Mina  la expulsión de Gabriel Paulista terminó con sus posibilidades de remontada permitiendo respirar al equipo de Paco Jémez, quien, por cierto, conoció la noticia del fallecimiento de su padre minutos después de concluir el choque. Al final, tres puntos de oro para los canarios, que respiran un poco y se acercan al Levante, ahora en fase depresiva.

El que parece engancharse de nuevo a la pelea por la Champions es el Sevilla, que destrozó al Espanyol a domicilio gracias al acierto de sus jugadores y a los graves errores, tanto en defensa como en ataque, de los jugadores ‘periquitos’. Montellla parece que ha dado con la tecla y su equipo se llevó tres puntos de oro. Junto a la victoria en la Copa ante el Atlético la semana no ha podido ser más gratificante para el técnico italiano y sus jugadores. Por su parte, el Villarreal, en otro derbi regional, se deshizo sin contemplaciones de un Levante que camina cuesta abajo sin frenos desde hace varias jornadas y se ha acercado al abismo cuando aún resta casi toda la segunda vuelta. Mucho han de mejorar los de Muñiz si quieren mantener la categoría. Mientras, por tierras castellonenses las aguas bajan tranquilas porque el equipo de Calleja funciona bien y sigue peleando por un puesto en Europa. Además, el Real Madrid obtuvo una victoria reparadora ante un Deportivo que se fue derritiendo como un azucarillo. Comenzó bien el cuadro gallego, que incluso se puso por delante, pero después vio cómo antes del descanso los blancos remontaban. El cambio de sistema en la segunda mitad por parte de Cristóbal, preparador gallego, le dejó sin defensa y se vio totalmente superado por un Real Madrid que encontró la portería rival con mucha facilidad. Bale y Casemiro resaltaron por encima del resto y Cristiano, ofuscado y fallón ante la portería contraria, encontró su premio casi al final con dos goles. El Madrid al menos consigue parar la sangría con una goleada espectacular mientras que el Deportivo se marcha del Bernabéu en puesto de descenso a pesar de su buena primera mitad pero muy tocado por el abultado resultado final que puede dejar muchas dudas.

En el encuentro que abrió la jornada, el pasado viernes, tablas entre el Getafe y el Athletic. Los ‘leones’ se pusieron dos veces por delante pero fueron incapaces de aguantar el resultado. La lucha final de los azuzones dio sus frutos y el encuentro se equilibró. Ambos salieron contentos porque sumaron y se asientan en la zona templada. El Celta sorprendió a la Real Sociedad en Anoeta y deja contra las cuerdas a su entrenador, Eusebio. Comenzaron ganando los donostiarras, que incluso después de verse igualados disfrutaron de un penalti que William José mandó al palo. Como la suerte va por barrios, en la segunda mitad y después de aguantar muchos minutos de asedio, el Celta golpeó tras un córner marcando el segundo tanto, el definitivo. Triunfo injusto pero tres puntos que viajan a Vigo y que colocan en una situación delicada a la Real y a su entrenador.

Nos vamos hasta la zona caliente de la tabla. Tablas entre el Alavés y el Leganés en un choque en el que los vitorianos llegaron a ir con dos goles de ventaja y que al final concluyó en tablas. Parece mentira que un conjunto que quiere alejar fantasmas y escapar del descenso se deje remontar un choque en los minutos finales por un rival noqueado. Abelardo no estará muy contento porque sus jugadores dejaron escapar dos puntos que al final pueden resultar vitales. Quedó claro también que este Leganés de Garitano no se rinde nunca.

Concluye esta noche la jornada en Ipurúa. Será el debut de José González en el banquillo del Málaga tras la destitución de Michel. El conjunto malagueño es una incógnita y habrá que ver si el nuevo preparador consigue sacar petróleo de una plantilla roma, con poco fútbol y que comete muchos fallos infantiles. El Éibar no será precisamente el mejor rival para debutar con éxito.

Comentarios