Se iguala LaLiga. Tropezó el Barcelona y venció el Atlético, por lo que la ventaja culé desciende a sólo siete puntos. Resurgió además el Madrid y cava su fosa ya casi de forma definitiva el Málaga. Así vino la jornada.

Pues sí. El Barcelona de Messi es humano y también se deja puntos por el camino. En una tarde floja de sus jugadores -algunos ciertamente cansados y con escasas ideas- el Getafe supo plantear un partido sin miedo, presionando casi hasta Ter Stegen aunque con pocas posibilidades de marcar porque apenas salió de su defensa. Sin embargo, el conjunto de Bordalás no sufrió en demasía, a excepción de la parte final del choque, cuando el Barça se lanzó a la desesperada en busca del gol salvador. Enero y el inicio de febrero han sido muy duros con los blaugrana, que han perdido frescura en su fútbol y se han vuelto más previsibles. No obstante, mal haríamos en enterrar a este equipo que tan buenos momentos está haciendo pasar a todos los aficionados al fútbol. Para el Getafe, un aplauso, como a su entrenador. Había estudiado el partido de cabo a rabo y los suyos supieron poner en práctica en el césped lo aprendido en los entrenamientos durante la semana. Magnífica campaña hasta el momento.

Mientras tanto, el Atlético continúa su ritmo como una hormiga. Suma y suma, sin estridencias y con poco fútbol, pero con mucha pelea, intensidad y acierto. El sábado derrotó con relativa facilidad a un Málaga deshecho, hundido y casi descendido, gracias a un gol de Griezzman a los cuarenta segundos. Podríamos decir que ese tiempo ridículo es lo que duró el encuentro, porque fue eso, gol, defensa y tres puntos más. No obstante, el conjunto de Simeone dejó dudas durante la segunda mitad, en la que no salió prácticamente de su campo, pero el Málaga no está para tirar cohetes y no marca un gol ni a portería vacía. Pero ya está a siete del líder y todo puede pasar. El Málaga también está a siete, pero de mantener la categoría. Algo insospechado e imposible viendo su plantilla y su fútbol. Ya sabemos uno de los tres que descenderá. Al tiempo.

El Valencia derrotó a su paisano Levante, que está al borde del descenso, y continúa su pelea por mantenerse en la zona noble. La vuelta de Guedes le ha dado valor añadido y un plus de profundidad. Antes de jugarse la temporada en la Champions volvió el Madrid a LaLiga. Lo hizo con una goleada clara ante una débil Real Sociedad, que nunca estuvo en el encuentro y que ya había encajado cuatro goles al descanso. Fue muy superior el conjunto blanco, que dejó a varios titulares en el banquillo descansando. También volvió Cristiano con un hat-trick después de mucho tiempo. La prueba de fuego será el miércoles, con Neymar, M’Bappé y Cavani enfrente. El Sevilla, por su parte, no pierde comba y derrotó con mucho esfuerzo a un buen Girona, que pudo adelantarse en el electrónico pero que falló un penalti. A trancas y barrancas los de Montella sacan los partidos ligueros y siguen al acecho de los puestos de Champions.

Dos equipos viajan como un tiro. Por arriba, el Éibar, que derrotó al Leganés en Butarque y que se encarama hasta la séptima posición, muy cerca de Europa. El trabajo de Mendilíbar y sus jugadores está siendo fantástico. Como el de Gaditano y su ‘Lega’, que perdió pero lo está haciendo muy bien. Se notó el peso de la eliminatoria de Copa en las filas madrileñas, que al final han pagado el esfuerzo. Y por abajo, tenemos que hablar del Alavés. Desde que llegó Abelardo al banquillo han obtenido 19 puntos de 30 posibles. Vamos, números que alguno de los que circula por la zona europea no ha obtenido en el mismo tiempo. Es increíble cómo el técnico asturiano ha dado la vuelta al calcetín y cómo se mueve el Alavés. Ha recuperado la confianza y el buen fútbol y ahora además le acompañan los resultados. El descenso comienza a estar cada día más lejos.

También parece despertar, aunque poco a poco, Las Palmas, que fue capaz de arañar un puntito en San Mamés frente a un Athletic negado y nefasto. Y empate entre Celta y Espanyol en un choque loco, con alternativas, que finalmente terminó en tablas. El punto, desde luego, sabe mejor a los ‘periquitos’.

Finalizamos esta noche en La Coruña. Deportivo y Betis cierran una jornada larga en un partido que verá al tercer técnico local, Clarence Seedorf, quien de esta forma se presentará en España con un nuevo rol. Habrá que ver si le ha dado tiempo en pocos días a conocer a la plantilla y a poder impregnar nuevos estilos e ideas en sus jugadores. El Betis, por si acaso, tratará de pescar algún punto.

Comentarios