El sorpresón de la jornada en LaLiga se dio en el Ciutat de Valencia, donde el Levante reventó las estadísticas y derrotó al Barcelona por primera vez esta temporada. Por lo demás, no había prácticamente nada en juego después de los últimos resultados, solamente los equipos que se estaban jugando la Europa League tenían algo que decir. Y después de lo sucedido, todo está ya claro. El Sevilla será séptimo y entre Betis y Villarreal se jugarán la quinta y sexta plaza. El resto, sobra todo.

Sí, el Barcelona es humano y, huérfano de Messi -descansando-, perdió su primer partido. Fue un encuentro de locos, con nueve goles y con ocasiones por ambos lados. Los locales llegaron a colocarse con un 5-1 a los pocos minutos de la segunda mitad, gracias a goles de Boateng y Bardhi, a los pocos minutos de la segunda mitad, pero los de Valverde tiraron de orgullo y redujeron las distancias hasta el límete. Sin embargo, no fueron capaces de arrear el estoque final. No obstante, hay que destacar, por un lado, el genial encuentro levantino, dirigido por un técnico que en diez encuentros sólo ha conocido la derrota en una ocasión y ha sumado 25 puntos. Sólo con estos números serían líderes. El trabajo de Paco López y de sus jugadores ha sido maravilloso. Por otra parte, el Barcelona cometió errores de libro y de infantiles, sobre todo en defensa, donde Vermaelen -hasta su lesión-, Yerri Mina y Semedo no se enteraron de la fiesta hasta mediado el segundo tiempo. Dando tantas facilidades es difícil conseguir cualquier objetivo. Por tanto, derrota culé y pérdida de la imbatibilidad cuando menos se esperaba.

El derbi sevillano destiló pasión, emoción, angustia y goles. Lo tuvo prácticamente todo y terminó sin ganador. El empate refleja el trabajo de ambos y coloca a los de Caparrós en Europa aunque tendrán que disputar varias eliminatorias desde finales de julio. Será probablemente un problema, pero eso es lo que tiene dispersarse en otros asuntos y competiciones. Al final los excesos se pagan y no todas las plantillas tienen la capacidad para mantener la regularidad. Por su parte, el Betis será quinto o sexto después de una segunda vuelta fantástica. Como el Villarreal, que a pesar de tantas lesiones, salidas (Balambú) y de ausencias toda la campaña de hombres vitales -Bruno- ha conseguido reinventarse y meterse un año más en plazas de Europa League. Sin duda, una magnífica campaña de los levantinos un año más y genial trabajo de Javi Calleja, que llegó iniciada LaLiga y ha sabido sacar lo mejor de su plantilla. El sábado aplastaron a un Deportivo deprimido que no peleó lo más mínimo a lo largo de todo el encuentro dejando una pésima imagen ante una afición que no quiso asistir a Riazor.

Por arriba, destacar la victoria del Atlético, que deja al Getafe con las ganas de pelear por una plaza europea y le condena a una pachanga el próximo domingo en Málaga. No jugó bien el grupo del Cholo, pero sacó los tres puntos y mantiene la segunda plaza. También ganó el Madrid, más bien goleó, aplastó, a un Celta deprimente que no se jugaba nada y que prácticamente no apareció por el Bernabéu. Muy mala imagen la del conjunto vigués, cuyo entrenador está fuera y aún deberá apechugar con su afición, que no le perdona la mala campaña realizada, la última jornada. Otra victoria fue para el Valencia en Girona un encuentro en el que ninguno se jugaba nada. Los catalanes ya están de vacaciones desde hace varias semanas tras una magnífica campaña. Al final se ha desinflado un poco, pero eso no quita su gesta en su debut en la máxima categoría. El Valencia, por su parte, suma tres nuevos puntos y reitera su extraordinaria campaña.

Hay que hacer referencia también al triunfo de la Real Sociedad ante el Leganés, muy sufrido, pero que apenas tiene valor. Lo importante fue la despedida de Carlos Martínez después de muchos años en el conjunto donostiarra y, sobre todo, de Xabi Prieto, eterno capitán que ha cumplido toda una carrera en el conjunto de su tierra. Algo, por cierto, muy poco habitual hoy en día. Prieto sería lo que en Inglaterra se conoce como ‘One club man’. Recibió un cálido homenaje de su afición y además pudo despedirse desde el campo jugando diez minutos. ¡Enhorabuena por una carrera tan brillante!. Finalmente, recordar el triunfo por la mínima del Éibar -otra temporada espectacular- ante el descendido Las Palmas y la goleada del Espanyol a un Málaga que dio vergüenza una semana más, con unos jugadores que ‘pasaban’ del choque o que se ‘borraban’ por tarjetas para la última cita (Rosales). Otro despropósito más con el jeque poniendo en cuestión el trabajo del director deportivo, que ha dimitido. Una pena.

Comentarios