Últimamente me emociono mucho con el Mallorca. El otro día, cuando Son Moix cantaba al unísono “Campeones” se me puso la piel de gallina. Pase lo que pase, esta temporada es innolvidable. Equipo y afición se han unido más que nunca. Y aunque sea un tópico habitual “dar un paso atrás puede ayudar a dar dos hacia delante”. Es, creo, lo que está pasando. Siempre recurro a lo mismo, pero es lo más reciente que recuerdo: el viaje a Miranda de Ebro. Allí tocamos fondo. Pero, un año después, el club bermellón está muy cerca de volver.

El momento ha llegado. El Real Mallorca está a un paso. Solo uno más. Los bermellones rozan con los dedos la vuelta al fútbol profesional. Ven cómo el ascenso está más cerca. Y lo hacen tras cuajar una temporada casi perfecta. Con algún que otro bajón, sí; pero siempre demostrando una clara superioridad. Ocho meses de liderato en el grupo dotan al equipo mallorquín de claro dominador de la categoría. Ahora, con el título liguero en el bolsillo, toca esperar rival en el play-off y cerrar una temporada que supondrá un antes y un después en la institución balear.

Para el partido de play-off, todos quieren evitar al Mirandés. Al menos esa es la impresión que dan los aficionados bermellones. Aun así, que el equipo de Miranda del Ebro quede en primera posición es una incógnita. Lo que sí sabemos es que el Mallorca llega en un buen momento. Y es que el equipo mallorquín tuvo un momento de crisis. Una serie de partidos -seis en concreto- que no consiguió ganar. Esa mala racha, sin embargo, no influyó en la posición del Mallorca en la tabla, que desde la jornada cuatro es la misma: la primera.

El rendimiento de toda la plantilla ha sido ejemplar. Aunque yo resaltaría, en tono crítico, las innecesarias amarillas que vieron determinados jugadores. Dejando eso de lado, el bloque que ha construido Vicente Moreno es perfecto para encarar con muchísimo optimismo el play-off de ascenso. Desde los que llegaron en verano (prácticamente la mayoría) hasta los fichajes de invierno. Éstos últimos, donde se encuentran Aridai y Álvaro Bustos entre otros, han sido claves en determinados encuentros.

Un último paso. Solo un paso más y esta temporada será recordada por muchos aficionados bermellones como la vuelta a los orígenes. Una temporada, creo yo, necesaria para todos los componentes de la entidad. La caída fue dura, pero la vuelta será impacable. Da igual quién toque en el partido de play-off, yo confío en un equipo que me ha devuelto la ilusión.

Comentarios