Con la intención de convencer al cuerpo técnico para, en principio y como mínimo, ser el Jose Ángel de la 18/19 -es decir, un tercer central-, Franco Russo (Buenos Aires, 1994) recoge el testigo del ‘Pela’ Aveldaño como central argentino. Dios le guarde más éxitos que a su antecesor y, al menos, la misma sangre caliente que, bien medida, es tan difrenecial en un central. Al igual que Dani Rodríguez y Moyita, Franco Russo estaba atado y apalabrado desde hace meses.

“Siempre he tenido competencia, normalmente sana. Voy a tratar de dar lo mejor y aprovechar las oportunidades que se me presenten.”

33 partidos con el Ontinyent en la categoría de bronce la avalan, con un rendimiento más que notable. Formado en las inferiores de Club Atlético All Boys de Buenos Aires, cruzó el charco para aterrizar en la ciudad condal. Una de las canteras punteras de españa, la del Espanyol, sería su destino. Sumado a un breve y discreto paso por la tercera catalana vistiendo la zamarra del Vilafranca, Franco estaba listo para jugar. Nunca antes fue titular en su equipo y Ontinyent se postulo como su mayor reto. Reto que superaría con creces, ayudando a los valencianos a cuajar una heroica temporada, finalizando sextos a tan solo cuatro míseros puntos de playoff  de ascenso.

El central de 24 años es solvente en los 1vs1 y no tiene problema con los duelos que requieran contacto, pues lo salda bien con su corpulencia. Es hábil interceptando y cortando balones, igual que es rápido e inteligente en la anticipación. La velocidad, partiendo de la base de que es central y que mide 1’86, no es una carencia para Franco Russo. En Ontinyent ha dejado un recuerdo excepcional, por su carácter, su compañerismo y sus cualidades, hasta el punto que se le considera uno de los jugadores revelación del club valenciano. Es un chaval que hace equipo y se ganó a la grada desde el minuto uno. Pero no todo es de color rosa en el fútbol del argentino. Es bastante blando en los balones aéreos, sobretodo los centros laterales, lo que hacen endeble a una de las zonas más importantes del esqueleto de Vicente Moreno. Xisco y Raíllo dominaron el área propia con una superioridad majestuosa y Franco deberá pulir sus asperezas si de verdad quiere luchar por una de las plazas. Además, no es precisamente un central rico tácticamente: suele quedarse descolgado, ya sea por delante o por detrás de su línea defensiva, y habilita en muchas ocasiones el fuera de juego.

Ahora bien: el Hércules ha solicitado su cesión y, si los rumores sobre la política de fichajes del Mallorca se confirma, podría salir en préstamo. Los bermellones han fichado a jugadores destacados de los difrenetes grupos de Segund B para testarlos en pretemporada y, en caso de no convencer o no estar listos para el salto, saldrán cedidos de nuevo a la B. Franco Russo deberá sudar la humedad de la isla y más si quiere entrar en los planes de Vicente Moreno.

Comentarios