Tras conocerse la notícia de que la UD Ibiza sería nuevo equipo de 2a B, la directiva pitiusa ha iniciado el capítulo de bajas para comenzar este curso 2018/19 con las máximas garantías posibles.

El objetivo de la temporada ha cambiado drásticamente a falta de unas semanas para iniciar la temporada, y el Ibiza no tiene tiempo que perder con lo que respecta a la confección de su plantilla. La División de Bronce inicia la cuenta atrás y en la isla pitiusa aún hay mucho trabajo por delante.

Muchos jugadores abandonan el equipo

Mateu Ferrer, jugador formado en las categorías inferiores del Mallorca y que tuvo un notable protagonismo la temporada pasada no tiene sitio en la entidad pitiusa, por lo que la UD Ibiza ha decidido rescindirle el contrato que le restaba, deseándole “mucha suerte y toda clase de éxitos en su carrera profesional”. Fran Minaya, Sergio Perelló y Kike Ferreres, jugadores que fueron fichados para disputar un nuevo curso en Tercera División Nacional y que ni siquiera han debutado, han dejado de formar parte de la UD Ibiza por no entrar en los planes del equipo.

Cristian Cruz, defensa al que se le renovó el contrato en Can Misses, tampoco tiene sitio en Ibiza, y su salida ya es una realidad. El jugador renovó por el equipo hasta junio de 2020, y se irá cedido a la Peña Deportiva para ganar experiencia y tener minutos.

Cristian Cruz se irá cedido a la Peña

La plantilla aún no está cerrada, y el equipo encabezado por Amadeo Salvo aún tiene mucho trabajo por delante para confeccionar una plantilla suficientemente competitiva en el grupo IV de Segunda División B.

El objetivo primordial ha pasado de ser campeón del grupo XI de Tercera División a lograr la salvación del equipo sin demasiados problemas. El tiempo corre en contra de la UD Ibiza, y la entidad pitiusa tiene hasta el 31 de agosto para realizar los fichajes pertinentes.

Comentarios