El Barcelona ha cogido la onda y se mantiene al frente de LaLiga después de aplastar al Levante de la mano de Messi. Sevilla y Atlético se mantienen a la caza, con el Real Madrid un poco más lejos también ganando, pero dejando muchas dudas.

Casi sin despeinarse ganó el Barcelona al Levante. Una nueva ‘manita’, esta vez a un conjunto valenciano que dejó mejores sensaciones por su juego que por el resultado. Messi, ‘on fire’, marcó tres y asistió en otras dos ocasiones. El argentino -ante quien se agotan los adjetivos- demostró una noche más, por si a alguien aún le quedaban dudas, que es el mejor jugador del mundo. Lo que él hace en un campo de fútbol, sus destellos, sus conducciones, pases, visión de la jugada y goles no los tiene nadie en el planeta balompié hoy en día. Cristiano, ya en otra competición, está cada día más lejos, aunque le pese. El Levante jugó un gran partido e incluso pudo adelantarse, pero el travesaño lo impidió. Después llegaría el vendaval y monólogo a la vez de Messi para reventar el choque y poner al líder en su sitio. Para el Barcelona, una victoria más. Para Messi, otro día rutinario en la oficina.

Con mucha suerte y, sobre todo, gracias a Courtois, el Real Madrid solventó el choque ante el Rayo y no se alejó de los primeros. En dos semanas el meta belga ha salvado cuatro puntos a los blancos, cuatro puntos que podrían haberle mandado a la zona media de la tabla y casi decir adiós a sus aspiraciones de ganar LaLiga. Solari continúa pegado a su flor, sumando puntos y ganando partidos pero dejando pésimas sensaciones. Fue goleado en Éibar, perdió con el CSKA y derrotó a los dos colista por la mínima sin merecerlo. Y con el ‘incendio’ Isco sobrevolando por el Bernabéu. Pero esa flor parece bien regada porque al final las cuentas van saliendo, pero las sensaciones son otra cosa. Y el ambiente cada día es peor. Una derrota en el Mundial de Clubes puede desatar una tormenta negativa en el seno del club. El Rayo, el pasado sábado, mereció más, mucho más. Pero al conjunto vallecano le falta gol, la salsa del fútbol. Si eres un conjunto de nivel medio-bajo de la competición, un recién ascendido, vas a tener pocas ocasiones de gol, sobre todo ante los rivales más grandes. Y si las pocas que tienes las fallas, pues eso, que estás abocado a la derrota. Sin ir más lejos, en la competición casera tenemos varios ejemplos y el Rayo es uno de ellos. En definitiva, que Courtois ya ha alcanzado un buen momento de forma y sus actuaciones están dejando un buen saco de puntos en el Bernabéu.

Segundo y tercero son Sevilla y Atlético en la puntuación. Los de Machín continúan viento en popa derrotando sin piedad a sus enemigos. Ayer le tocó al Girona, que aguantó bien en la primera mitad pero que después se vio superado por los andaluces, mejores toda la mañana y con Sarabia en modo ‘on’. Antes, el sábado, el Atlético había sumado tres puntos de oro en Valladolid después de un choque frenético on múltiples vaivenes. Los rojiblancos se colocaron con dos goles a favor al borde del descanso pero vieron cómo el conjunto local, aupado por su público y por su buen fútbol, conseguía igualar el choque a veinte minutos del final. Pero Griezzman, sin duda el mejor del Atleti, hizo el tercero y dejó a los pucelanos con la miel en los labios. La pelea por el título continúa abierta.

Por otra parte, el Valencia no consigue dar el salto hacia la parte noble y se dejó dos puntos en Ipurúa ante un aguerrido Éibar; como el Celta, incapaz de marcar un sólo gol a un Leganés que ha encontrado su mejor racha liguera. También se repartieron los puntos Huesca y Villarreal en un encuentro en el que fueron mejores los locales, que erraron un penalti y sólo pudieron igualar el tanteador en el descuento. Escaso bagaje para ambos que les deja muy tocados. Caso diferente es el Getafe, que continúa su marcha viento en popa después de derrotar a una Real Sociedad que atraviesa su peor momento del año después de tres derrotas consecutivas. Como el Betis, ya quinto, que dominó y aplastó de forma espectacular a un Espanyol venido a menos que acumula cinco derrotas consecutivas.

Esta noche el derbi vasco entre Alavés y Athletic dará el carpetazo a la jornada. Mucha igualdad aunque el mejor momento de los vitorianos puede ser decisivo.

Comentarios