El RCD Mallorca volverá a jugar en Son Moix tras dos jornadas consecutivas jugando lejos de la isla. Aridai Cabrera solo piensa en conseguir ganar de nuevo: “Jugamos en casa, sabemos que en Son Moix somos fuertes. No miramos otra cosa, solo queremos que llegue el domingo y que se queden los tres puntos en casa”. A nivel personal, el jugador canario ha ido perdiendo protagonismo, sobre todo tras su lesión: “Después de la lesión tuve mala suerte porque vino el parón de Navidad y parece que me ha costado un poco volver a coger el ritmo, pero bueno, ahora ya he ido entrando poco a poco y ya me estoy notando mucho mejor”. “Para mí ya estoy al cien por cien. Desde que me recuperé vengo trabajando para intentar volver a entrar en el once. El míster me dijo que tuviera paciencia y que trabajara”, añade.

Aridai reconoce que tras el partido ante el Cádiz el vestuario terminó jodido: “No supimos leer bien el partido. El míster nos pedía que hiciéramos una cosa y no lo hicimos. Así es el futbol, a veces con las ganas no lees bien el partido y pasa eso”. El extremo canario admite que ganar fuera, para cualquier equipo de Segunda es complicado, por lo que sino puedes ganar, sumar un punto no es una mala opción: “Muy pocos equipos ganan fuera de casa, es muy difícil. Nosotros trabajamos siempre para ganar en casa y fuera”. 

Comentarios