Sin novedad en la clasificación de LaLiga, tanto en la parte de arriba como por abajo. Barcelona, Atlético y Real Madrid ganaron sus encuentros mientras el Huesca, el Villarreal y el Rayo se mantienen en posiciones de descenso.

Con más dificultades de las previstas derrotó el Barcelona al Leganés. Con Messi en el banquillo durante 60 minutos los de Valverde no pudieron sacar ventaja ante un conjunto pepinero que se dedicó a defender y acertó en su única oportunidad hasta ese momento, y ya se había jugado casi una hora. La entrada en el campo del argentino fue vital para marcar el segundo, por medio de Luis Suárez, tras una jugada espectacular que aprovechó el uruguayo tras el rechace de Cuéllar. La jugada fue polémica porque el uruguayo golpeó al meta, pero lo hizo después de rematar a gol debido a la velocidad de la jugada. Para mí el tanto es legal porque Suárez llega antes al balón y después golpea al meta, que no había cogido el esférico. Pero la duda está ahí y la polémica también. Destacar el papel de Messi en la media hora que jugó y el enorme encuentro de Dembèlé, el mejor del Barcelona sin duda. Lástima de su lesión -parece que puede tener tocados el tobillo y la rodilla- porque estaba dando una lección de fútbol. En el lado negativo, una jornada más, Coutinho, que no dio una a derechas y debió irse al banquillo pero Valverde lo mantuvo sobre el césped. Pero está a un nivel ínfimo. Triunfo final catalán para mantener las distancias con el Atlético y el Real Madrid.

Volvió el Real Madrid a LaLiga, pero una vuelta, veinte partidos después. El sábado vimos una de las mejores versiones, quizá la mejor, del conjunto blanco desde que allá por el mes de agosto se iniciara la temporada. Y todo llegó por el buen encuentro de Modric, que hasta el momento ha pasado casi desaparecido. Pero el Balón de Oro tiene mucho fútbol en sus botas y alguna vez tenía que aparecer. Le costó abrir el marcador, gracias a un latigazo de Casemiro casi desde su casa, pero ya había hecho merecimientos suficientes desde el primer minuto ante un Sevilla vulgar, flojo, al que el Bernabéu -una vez más- le vino muy grande. Como en los últimos once años. El Sevilla es un buen equipo, aguerrido, peleón, que nunca desmaya en su empeño, pero que cuando visita el coliseo blanco se deshace como un azucarillo. Habitualmente sale derrotado y no da una a derechas. El sábado la historia, no por escrita ya, volvió a repetirse y los de Machín retornaron a su casa con las orejas gachas y dejando una pésima impresión. Con ese juego es imposible aspirar a nada. Lo dicho, el Madrid parece que vuelve por sus fueros cuando se acercan los momentos culminantes (eliminatorias de Copa y Champions) con un Modric recuperado a la espera de que los lesionados retornen. Triunfo fácil, justo, y ya terceros. La caza sigue.

El otro equipo de Madrid, el Atlético, mantiene la segunda posición después de un fácil triunfo ante el Huesca -al que la categoría ya le comienza a quedar muy grande y es sin duda el máximo aspirante al descenso- con buen juego y con una mejoría evidente. Ahora se trata de recomponer el equipo antes del día 31 y realizar algún fichaje. Parece que Morata está casi hecho aunque Simeone deberá dar una o dos bajas porque el tema económico no da para muchos dispendios. Para el Atleti va a ser un mes de enero más tranquilo después de su eliminación copera, lo que le puede servir para que algunos jugadores recuperen su mejor tono de cara a los octavos de Champìons que se inician el próximo mes.

El fin de semana nos traía un choque vital para evitar el descenso entre Villarreal y Athletic pero al final todo quedó en nada porque empataron, no sin polémicas. Fue un mal encuentro, con mucho juego en el centro del campo, muchos parones y también jugadas de VAR. Por ejemplo, el gol local, donde pudo existir fuera de juego y un tanto anulado casi en el minuto 90 al Athletic por fuera de juego. La verdad es que esta última acción pareció ser válida en directo e incluso viendo la jugada repetida, pero el video arbitraje dijo que Yuri, antes de su centro, se encontraba en posición ilegal. Leña al fuego y acción que dará mucho que hablar los próximos días. No obstante, hay que decir que el Villarreal está mal. Sui situación no es por casualidad. Comete muchos errores en defensa y crea poco en ataque. Gerard está desaparecido y peleado con el gol y así va a ser muy difícil que alcancen la salvación. Queda Liga, pero el futuro no me parece el más halagüeño. Por contra, el Atlhetic, desde la llegada de Garitano, no sabe lo que es perder. Ha mejorado sus prestaciones y está alejándose poco a poco de la zona peligrosa. Donde ha entrado el Celta, que ya siente la soga al cuello. Desde que Iago Aspas se lesionó las derrotas no han hecho más que acumularse. La última fue el sábado, ante su afición y con el Valencia como rival. A pesar de ponerse por delante los gallegos nunca dieron sensación de poder ganar el partido. Dos zarpazos chés en la recta final tumbaron a un equipo gallego hundido ahora mismo y con pésimas vibraciones.

El duelo entre los dos equipos revelación -Getafe y Alavés- se resolvió de forma holgada a favor de los azulones, que golearon a su rival. Fueron superiores los de Bordalás ante un Alavés que echó de menos a Ibai, aunque ya se ha hecho con el japonés Inui hasta final de temporada en su lugar. Lo va a necesitar. Y chapeau por el Getafe, que está ganando y jugando muy bien al fútbol. Al Betis le salvó la campana en el descuento y un error garrafal de la defensa gerundense, que se lió al despejar un balón y cometió un penalti infantil. Canales puso colofón a su partidazo ejecutando la pena máxima y colocando a su equipo séptimo.

Por otro lado, el Rayo estuvo a punto de salir de los puestos de descenso pero el empate final ante la Real Sociedad le mantiene ahí aunque más cerca de la salvación. De donde se escapa ligeramente el Levante tras vencer a un Valladolid que se encuentra en un flojo momento y que le está acercando a la zona peligrosa.

Esta noche Éibar y Espanyol concluyen esta larga jornada en Ipurúa con la sana intención, por parte de ambos, de obtener tres puntos vitales.

 

 

 

Comentarios