El Atlético Baleares sumó un buen punto ante el Alcoyano, en El Collao. Manix Mandiola apostó por un único cambio, obligado, por la ausencia de Marcos de la Espada. La primera parte fue una dura batalla, tal y como se presumía. El Alcoyano se hizo fuerte, con la pelota y con la disputa, siempre buscando el choque y saliendo victorioso en muchos duelos, aunque el Baleares se puso a trabajar pronto, sabiendo que toca arremangarse mucho en El Collao. Prácticamente el Baleares no tuvo muchas de ocasiones de gol en el primer tiempo, algo inédito durante toda la temporada. En el primer minuto de partido, el equipo alicantino tuvo su primera ocasión. Pino chuta con la izquierda pero Carl envía a córner. El equipo local apretó mucho al inicio. Pocos minutos después, buena internada de Bryan Reyna, pero su chut desde fuera del área va a las manos de Carl. La primera media hora fue de lucha intensa en cada pelota. En los últimos instantes antes del descanso llegaría la primera llegada del Baleares, disparo fuera de Fullana tras pegar en un defensa desde fuera del área.

En la reanudación se vio a un mejor Baleares, que supo dar un paso hacia adelante. Adrián Hernández estuvo cerca de marcar. Pero los locales también buscaban el ansiado gol. Zapatazo de De Lerma que para Carl en una gran intervención. El equipo balear quería más y se iba sintiendo más cómodo con el paso de los minutos. En la última media hora el Baleares no concedió nada a su rival en defensa. Samuel, Fullana y Nuha buscaron el gol sin éxito. Éste último, entrando en los últimos diez minutos de partido, tendría la ocasión más clara: el delantero blanquiazul deja solo a Samuel, para que, en su mano a mano, haga una buena vaselina ante la salida del portero pero que se marche rozando el larguero.

Comentarios