No hay quien pare al Barcelona en LaLiga. Ayer, nueva victoria, con dudas y momentos de debilidad, en Girona para mantener la distancia con el Atlético, que se había desecho del Getafe, y con el Real Madrid, que dejó en evidencia con facilidad a un flojo Espanyol. Por la cola, el Valladolid respira y hunde un poco más al Celta.

Nueva victoria del Barcelona en Girona después de un partido quebrado en el que sufrió más de lo que el propio resultado denuncia. Aunque comenzó marcando y jugando sin problemas los primeros minutos, el Barcelona lo pasó muy mal durante muchos minutos. Casi toda la primera mitad fue superior el Girona, pero no acertó en sus remates o, cuando lanzó a puerta, se encontró con Ter Stegen o Piqué salvando el gol debajo de los palos. Ya en la segunda mitad continuó el acoso y derribo gerundense ante un Barcelona que no podía salir con facilidad y que tenía muchos problemas tanto en defensa como en ataque para intentar crear una jugada. La expulsión de Bernardo por dos tarjetas -la segunda muy dudosa- supuso un pequeño respiro para los de Valverde, pero aún así lo pasaron mal. Hasta que llegó Messi, como siempre, para picar un balón por encima de Bono con suma tranquilidad y hacer el segundo, el gol que puso el estoque definitivo a un Girona que mereció mucho más por su planteamiento, por su lucha y por su fútbol. Pero el gol manda y Messi es un extraterrestre. El líder mantiene las distancias y parece que viaja con el viento a favor a pesar de dejar muchas dudas en su juego. Por cierto, no lo había nombrado. Jugó de nuevo los noventa minutos Coutinho, y volvió a realizar un encuentro lamentable. Las jornadas pasan y el brasileño no levanta la cabeza. Su futuro está más que en el aire.

Mantiene también la segunda plaza el Atlético después de ganar con justicia a un débil Getafe, que de esta forma rompe su buena racha de resultados. Simeone tuvo que tirar de un equipo muy limitado por las lesiones pero la jugada le salió bien. La llegada de Morata debería darle un plus goleador que ahora no tiene para seguir optando a alcanzar altas cotas esta temporada. También ganó el Real Madrid, con suma placidez, en Cornellá-El Prat, uno de sus estadios fetiche. Los de Solari fueron muy superiores a un conjunto ‘periquito’ que flojeó en su área y pagó con creces sus errores. La presión de los merengues fue su mejor arma de ataque, como el enorme partido de Benzema, bigoleador y el mejor sobre el césped. Su actuación fue memorable desde el primer minuto hasta el último. El Madrid comienza a ponerse a punto justo cuando la temporada llega a su momento culminante, en febrero. Todo lo contrario que los de Rubi, que sólo han ganado un partido de los diez últimos. Pésimos resultados y nefastas sensaciones. El futuro del técnico blanquiazul puede peligrar.

45 minutos le bastaron al Sevilla para aplastar a un Levante desconocido. Los de Paco López aguantaron de forma impoluta hasta el descanso, pero fue encajar el primer gol y diluirse como un azucarillo hasta encajar una ‘manita’. Machín continúa realizando rotaciones y ahora se centrará en el partido copero ante el Barcelona para intentar la hombrada y meterse en semifinales. El Levante tendrá que seguir remando para avanzar hacia puestos más tranquilos.

En cuanto a la zona de descenso, muchas cosas que contar. Comenzando por el Villarreal, que volvió a perder ante su vecino, Valencia, y sigue una jornada más en puestos de descenso. Los de Marcelino realizaron un buen partido y parecieron liberarse de sus miedos. Fueron justos vencedores ante un Villarreal que huele a ruina y a descenso. Algunos jugadores parecen no centrarse y están fuera de los partidos. No son conscientes de que el descenso es un peligro real que cada vez está más cerca. Urge una reacción porque el futuro es muy, muy negro. El Valencia, por fin, parece que despierta. Como el Valladolid, que gracias a un gol de Keko Gontán terminó con la resistencia de un Celta que comenzó ganando pero que finalmente perdió dejando una imagen muy negativa. La ausencia de Iago Aspas está siendo definitiva, además de la escasa capacidad de reacción que ha demostrado el equipo desde la llegada de su nuevo técnico, Miguel Cardoso, que en más de dos meses no ha obtenido ningún resultado positivo. Su futuro, y el de su equipo, están en entredicho. También sale de la zona baja el Athletic tras su victoria por la mínima ante un Betis que achuchó en la segunda mitad pero que fue inoperante. De nuevo los de Setién mostraron esa irregularidad que les caracteriza, lo que les aleja de los puestos europeos. Su rival parece que respira, ha dejado la unidad de cuiudados intensivos y ya está en planta. Garitano ha recuperado al Athletic enfermo y, pese a no realizar un juego brillante, han llegado los resultados, que es lo que se busca en estos casos. Llueve menos ya por Bilbao.

Se repartieron los puntos Leganés y Éibar en un partido que se le puso muy cuesta arriba a los ‘pepineros’, que fueron capaces de igualar un encuentro que perdían por dos goles al descanso. Pero apareció En-Nesyri en un par de ocasiones y puso las tablas en el marcador. Puntito de valor para ambos. Mismo resultado que en Anoeta, donde Real Sociedad y Huesca disputaron un choque muy reñido, con escasas ocasiones de gol y poca tensión. El punto no vale prácticamente para ninguno.

Esta noche concluye la jornada con un interesante Alavés-Rayo Vallecano que tiene muchas cuestiones a dilucidar. Y con el enfado de ambas aficiones con laLiga por colocar el encuentro un lunes, día que nadie quiere jugar.

Comentarios