Empieza la segunda vuelta para el Atlético Baleares. El equipo blanzquiazul, que es tercero en la clasificación, encara el segundo tramo de la temporada con claras aspiraciones al play-off y con movimiento en el mercado de fichajes. Rubén Miño, exportero del RCD Mallorca entre otros, ha estrenado este miércoles con el conjunto blanzquiazul a la espera del visto bueno por parte de Manix Mandiola. Marc Rovirola conoce muy bien a Miño y así lo define: “Le conozco de mi etapa en el Albacete. Es un portero que tiene mucha confianza y desprende seguridad. Puede ser un gran refuerzo, todo el que venga tiene que sumar. Además, él tiene experiencia en categorías superiores”.

Este domingo el Baleares vuelve a jugar en Son Malferit con el claro objetivo de sumar tres puntos de nuevo y encadenar la novena victoria consecutiva en casa. El Castellón es el rival de los balearicos. “Es un equipo potente. En Son Malferit solo se nos ha escapado un partido y eso nos da confianza. Ya vimos en la ida que el Castellón es un equipo potente, pero queremos competir y que se queden los tres puntos en casa”, explica el mediocentro catalán Rovirola. “La primera vuelta se ha acabado y tenemos las mismas ganas que cuando empezamos la temporada. Esperamos hacer una segunda vuelta mejor que la primera”, añade.

Por último, apuntar que tanto el propio Rovirola como Biel Guasp, estarán de nuevo disponibles para Manix Mandiola tras cumplir un partido de sanción ante el Hércules el pasado fin de semana. Mientras que Miquel Amengual no ha entrenado en el día de hoy. El guardameta tiene permiso del club para entrenarse con Las Rozas, equipo líder de la tercera división madrileña.

Comentarios