El rumor se ha hecho oficial y la llegada de Leo Suárez al Real Mallorca es ya una realidad. El futbolista argentino, que cumplirá 23 años el próximo mes de marzo, viajará en las próximas horas a Mallorca para estampar su firma en un contrato de cesión hasta el próximo 30 de junio. La falta de minutos en el Real Valladolid de Sergio González ha hecho que tanto el jugador como el Villarreal CF, su club de pertenencia, hayan decidido rescindir el acuerdo que hasta hoy unía a Leo con el club blanquivioleta. La opción de jugar en Son Moix es la que más ha cautivado a todas las partes, ya que el club bermellón es el que se ha mostrado con más interés en llegar un acuerdo satisfactorio para las mismas.

Con la llegada de Suárez el Real Mallorca sube notablemente el listón ya que, posiblemente, el traspaso del argentino sea uno de los más sonados y mediáticos (si no el que más) en este mercado de invierno en la Liga 123. Su posición ideal es la de banda derecho, ya que es ahí donde el de ex de Boca Juniors puede ejecutar su mejor versión y sacar a relucir todo su arsenal futbolístico: un extraordinario control del balón, un temible desborde fruto de su calidad innata y una virtuosa capacidad de asociación en corta y larga distancia. Pese a eso, también puede desempeñarse por el costado zurdo, donde ya ha tenido minutos en temporadas anteriores.

La parroquia bermellona debe estar de enhorabuena, porque la llegada de Leo es una oportunidad para apuntalar un ataque de ensueño, con un potencial juego de bandas acentuado hasta el exponente máximo: Lago Junior, Leo Suárez y Aridai Cabrera. Unos extremos con un nivel que no está al alcance de cualquiera, sino más bien de unos pocos. El argentino puede ser la guinda de un pastel que ya es dulce, pero que aún tiene margen para serlo más. Su desembarco en Son Moix puede posicionar y asentar al equipo de Vicente Moreno en una plaza más noble que la actual. Toda una joya que el equipo rojo deberá saber aprovechar al máximo.

Comentarios