CD TENERIFE 2 2 RCD MALLORCA
Dani Hernández; Luis Pérez, Héctor (Tyronne, min. 84), Jorge Sáenz, Alberto; Račić, Luis Milla; Suso, Malbasic; Borja Lasso (Isma López, min. 72), Coniglio (Nano, min. 62). Reina; Joan Sastre, Raíllo, Valjent, Estupiñán; Pedraza (Baba, min. 72), Dani Rodríguez, Salva Sevilla (Stojiljkovi; Lago Junior, Aridai (Leo Suárez, min. 58), Budimir.
Goles: 0-1, Estupiñán (min. 15); 0-2, Budimir (min. 47); 1-2, Račić (min. 72); 2-2, Tyronne (min. 92).
Asistencia: 9.734 espectadores. 

El RCD Mallorca lo ha vuelto a hacer. Cádiz, Zaragoza y ahora Tenerife. Partidos en los que has ido ganando y que has terminado empatando de la forma más absurda posible. El equipo bermellón, lejos de Son Moix, no carbura. No tiene esa esencia característica que sí muestra ante su afición. Aún así, sin esa chispa, los de Vicente Moreno ganaban 0-2 a falta de veinte minutos para el final. Con ese resultado los bemellones hubieran dormido en play-off. Sin embargo, delante tenían a un Tenerife más que necesitado y que, con la cantidad de ocasiones que han tenido, el empate les sabe a poco. El Mallorca no ha cuajado un buen partido y, el no saber sentenciar o jugar con una gran ventaja, ha vuelto a penalizar a los rojillos. 

Un testarazo y poco más. Los bermellones se pudieron adelantar en el marcador, pero el jugo no era el mejor. Al Mallorca siempre le cuesta hacer su juega lejos de Son Moix y en Tenerife no hubo excepción. La primera parte en el Heliodoro se basó en ver al equipo local chocar contra el muro defensivo del Mallorca y aprovechar, por parte de los visitantes, los contraataques y jugadas aisladas en la portería de Dani Hernández. En los primeros instantes ambos equipos tantearon el terreno con disparos de Luis Milla y Dani Rodríguez. A los quince minutos de encuentro, el marcador se estrenaría gracias a un latigazo de Pervis Estupiñán desde fuera del área y tras un pase de Lago Junior. Con los bermellones por delante, el Tenerife encerró al Mallorca en su área, pero en ningún momento creó serios problemas a Reina. Los locales llegaban con una mínima facilidad pero no materializaban ninguna ocasión. Los bermellones, bien ordenados atrás, buscaban sentenciar el partido en alguna contra. En una de ellas, ya en los minutos finales, Aridai pudo anotar el segundo gol de la noche en prácticamente un mano a mano, pero el portero local lo evitó con una buena a parada.  

La segunda parte empezó con el gol de la jornada (y no por golazo). Budimir aprovechaba un desafortunado resbalón del portero local -tras una cesión de la defensa tinerfeña- para, en boca de gol, anotar el segundo gol de la noche. Sin embargo, con el 0-2 en el marcador, el Tenerife no bajó los brazos y Malbasic pudo recortar distancias, pero su remate a centro desde la izquierda se estrelló en el larguero; más tarde el propio delantero tuvo otra ocasión que solventó Reina con una gran parada. Budimir también pudo sentenciar en una clara ocasión a la contra. El Tenerife no se rendía con el paso de los minutos y las llegadas eran innumerables. Esa insistencia dio sus frutos a falta de veinte minutos del final: Račić empalmaba un balón muerto en el área tras una falta lateral para recortar distancias en el marcador. En un período de juego de muchas interrupciones, ambos equipos buscaban empatar y sentenciar respectivamente. En dicho contesto balanza cayó para los locales y el Tenerife consiguió empatar en una jugada en la que Tyronne dispara en el área y el balón golpea en Raíllo para después entrar en la portería. Antes de ello, Estupiñán había visto la segunda amarilla. Con un 0-2 a favor, el Mallorca vuelve a desaprovechar una oportunidad única para meterse en la luchar por el ascenso.

 

Comentarios