Si tuviésemos que resumir la dinámica de este equipo en tan solo un titular, dudo mucho que hubiese algún otro que lograra acercarse más a la realidad que este. Y es que este Mallorca planta cara siempre y a cualquiera, pero gana ‘solo en casa’. Como si fuese poco. Cinco victorias en los últimos seis partidos disputados en Son Moix que les permiten seguir la estela de los de arriba.

El fortín que ha erigido el conjunto balear le sitúa a tan solo un punto de los puestos de play off. Un trabajo inmejorable de los de Vicente Moreno, que compensa así la falta de acierto sufrida cuando cruzan el mediterráneo. La principal razón por la que este equipo no se encuentra más arriba si cabe, ¿dónde estaríamos de haber ganado algún que otro punto más fuera?

Porque si la semana pasada se habló del miedo escénico del equipo cuando visita estadios ajenos, en esta toca aplaudir la personalidad con la que está sacando los encuentros cuando los que ocupan las gradas corean su nombre y perdonan sus fallos. Ocho victorias, dos empates, y tan solo dos derrotas en su haber cuando Xisco Campos y compañía juegan en casa; 26 puntos.

Y tienen 37. Imaginen. Esperemos que para cuando se acabe la racha en Son Moix         —porque se acabará— puedan permitírselo, ya que querrá decir que se estará ganando también fuera. Que ser dependiente no es buena idea, miren si no cómo terminó Culkin cuando se le acabó el éxito en casa.

Comentarios