El Valencia empató en el Camp Nou y puso una emoción a LaLiga que hace unas semanas parecía perdida. Porque aunque el Atlético perdió sí logró el Real Madrid tres puntos que le acercan un poco más al líder Barcelona. Por abajo, el Huesca no se rinde y el Villarreal no despierta.

Sí, contra todo pronóstico, el líder pinchó y se dejó dos puntos el pasado sábado, en su estadio, frente a un renacido Valencia que tuvo el triunfo en sus manos y que terminó pidiendo la hora. Como suele suceder en tantas ocasiones, ambos conjuntos llegaban después de realizar importantes esfuerzos en sus partidos de Copa por lo que decidieron tomárselo con calma. No obstante, Marcelino ordenó desde el principio una fuerte presión sobre la salida del balón de los barcelonistas que permitió a su equipo muchos robos de balón y, lo más importante, crear ocasiones de gol. De esta forma los valencianistas consiguieron marcar dos tantos que pusieron los nervios entre la hinchada local, que no se creía lo que estaba viendo. No obstante, los errores tenían que llegar. Y fue Lato, el lateral visitante, el que cometió un insulso penalti sobre Semedo que permitió a Messi hacer el primer tanto y poner de los nervios al Valencia. La presión culé en los primeros veinte minutos tras la reanudación culminó con el segundo tanto del argentino, dando así inicio a un nuevo encuentro. Con el Barcelona revitalizado llegó la posible lesión de Messi, que sintió ciertas molestias y ya no fue el mismo. Como su equipo, muy previsible y con jugadores como Coutinho o Luis Suárez negados. Al final, un punto para cada uno que permite al Barcelona continuar liderando la tabla y al Valencia ascender algunos puestos de cara a buscar una posible plaza en Europa.

Tras el resbalón del líder se esperaba que el Atlético diera un golpe sobre la mesa en el campo de un Betis cansado y fatigado después de su clasificación tras prórroga en la Copa. Pero fue todo lo contrario. Los béticos se impusieron tras un penalti infantil de Filipe Luis marcado por Canales, el mejor sobe el tapete, cerrando así una semana imperial para los verdiblancos. El conjunto de Simeone, visto el panorama, perdió una oportunidad de oro para acercarse al líder. Y estas oportunidades se repiten poco a lo largo de toda la campaña. Quien sí recortó distancias fue el Real Madrid, que vive un momento dulce. Derrotó sin problemas al Alavés y redujo dos puntos su desventaja con el líder. El conjunto de Solari jugó a ráfagas pero siempre al mando de Vinicius. El brasileño está aportando una frescura que Bale -no se le vio- no tiene y con sus jugadas ha devuelto la sonrisa a un conjunto alicaído. Cinco triunfos consecutivos y ahora llega el Tourmalet: Barcelona en Copa, Champions y Atlético el próximo fin de semana en LaLiga. Es la hora de la verdad para los blancos.

La lucha por el descenso está más que agitada y cada vez con más equipos al borde del precipicio. El Celta consiguió salir del hoyo, al menos de forma momentánea, después de su laborioso triunfo ante un rácano y débil Sevilla. El cuadro andaluz lleva meses derritiéndose a domicilio, como se pudo comprobar en su enfrentamiento copero y en la noche del sábado. Fue un pésimo partido entre dos equipos que no jugaron a nada pero que se llevó el que al menos puso ganas. Y ese fue el Celta, que de esta forma rompe una racha muy negativa y suma tres puntos de oro para al menos evitar nervios durante una semana. Otro que dio la sorpresa fue l Huesca, que pasó por encima de un nefasto y desconocido Valladolid, al que le endosó nada menos que cuatro goles. Los de Francisco no quieren rendirse y van a seguir peleando. El cuadro pucelano perdió una oportunidad que quizá eche de menos al final de temporada. Cuidado porque cuando llega el momento clave se está metiendo en líos. Y en el choque entre rivales más que directos, Villarreal-Espanyol, hubo tablas. Lo tuvo en sus manos el submarino amarillo -que recuperó a Calleja en el banquillo- pero lo dejó escapar en los minutos finales. Con dos goles de ventaja parecía que los puntos se quedarían en tierras levantinas, pero un tanto en propia meta y un golazo de Rosales desde fuera del área pusieron las tablas en el marcador que no gustan a ninguno, pero que al menos relajan la situación de Rubi en el Espanyol. Al Villarreal, que mejoró, no le sonríe la suerte.

En el derbi vasco, triunfo más que justo de una Real Sociedad muy superior al Athletic, que de esta forma ve cortada su racha desde la llegada de Garitano. Los goles de Oyarzábal y William José fueron suficientes en un encuentro igualado pero que se llevó el mejor. La Real esta campaña le tiene cogida la medida a su rival vasco porque le ha ganado los dos partidos, en Anoeta y en el nuevo San Mamés.  También victoria -goleada- del Éibar ante un Girona que se complica la vida después de sus últimos malos resultados. Mientras, los de Mendilíbar respiran y ya miran hacia los puestos altos de la tabla. Y empate entre Levante y Getafe en un choque con pocas ocasiones.

Esta noche tenemos el último partido de la jornada, Rayo-Leganés. Enfrentamiento vital para ambos porque el que pierda caerá a puestos de descenso. Y va quedando menos.

Comentarios