Jornada de transición en LaLiga. Nada cambia en los dos primeros lugares tras los triunfos -muy justos, eso sí- del Barcelona y del Atlético. Además, el Real Madrid ganó con más apuros de los que indicaba el marcador en Valladolid. Por abajo, nuevas derrotas de Huesca y Rayo, aunque se mantienen a dos y tres puntos de la salvación.

Sufrió más de lo esperado el Barcelona para derrotar al Rayo. Incluso llegó a ir por debajo pero logró empatar por medio de Piqué poco antes del descanso. La segunda mitad comenzó con un penalti dudoso que supuso el 2-1 y a partir de ahí poco más. Otro gol y casi a descansar porque el conjunto madrileño apenas creó peligro. Con esta derrota, además, el técnico de los madrileños, Míchel, podría ser destituido aunque sería incomprensible porque lo más normal es caer en el Camp Nou. Pocos entrenadores han dejado su puesto en esas condiciones, pero el fútbol se ha vuelto una ciencia insondable. No obstante, mi reflexión es que Míchel debería continuar hasta el final. Fue el hombre que rescató a los de Vallecas casi de las catacumbas de la Segunda ‘B’ y una temporada después lo colocó en la liga de las estrellas con un presupuesto bajo y con jugadores medio desconocidos o rebotados de otros equipos. Ya en la máxima categoría la inversión ha sido escasa y los resultados, mejor o peor, son los esperados. Por eso creo que merece concluir la campaña, porque se lo ha ganado con su trabajo aunque ahora no atraviese una buena racha. Mientras, el Barcelona continúa su camino sin apenas piedras en su camino. Sólo Coutinho preocupa en el seno culé por su bajo rendimiento y porque, a pesar de las múltiples oportunidades que le ha dado Valverde, continúa muy lejos de su nivel. El brasileño es el ‘grano’ del equipo y parece que tiene pie y medio fuera del club. Mientras, el líder sigue a lo suyo.

El Atlético también sigue a lo suyo antes de visitar a la Juventus en la Champions. Derrotó al Leganés gracias a un solitario gol de Saúl tras rechazar un penalti errado. A pesar de las bajas y ausencias por descanso el conjunto de Simeone supo sufrir para lograr el objetivo, es decir, sumar los tres puntos y continuar en la pelea con el Barcelona. La tarea es complicada, pero aún hay vida. Para el Leganés la derrota no supone ningún trauma dado que sus principales rivales perdieron y ha corrido otra hoja del calendario. La salvación está más cerca. Por su parte, el Real Madrid derrotó al Valladolid con más dificultades de las que finalmente reseñó el marcador. La salida de los pucelanos fue espectacular, marcando dos goles que fueron anulados por el VAR, con justicia, y errando un penalti. Cuando consiguió abrir el marcador un fallo de Masip dio vida al conjunto blanco y hundió al Valladolid. La segunda mitad fue casi un monólogo de los merengues, que concluyeron con una goleada severa para lo visto en el terreno de juego. La flor de Solari ha vuelto a resurgir en el peor momento y con Isco ausente por el enfrentamiento con el técnico que le va a suponer una sanción económica y no volver a jugar esta campaña si continúa este técnico.

Las derrotas del Rayo (ya analizada), del Celta y del Huesca, junto al triunfo del Villarreal, dejan a los vigueses en puesto de descenso. Los oscenses dieron más problemas de los esperados al flamante cuarto clasificado, el Getafe, que tuvo que luchar hasta el pitido final para sumar tres nuevos puntos. Gallego puso por delante a los aragoneses, pero dos goles de Mata le sentenciaron al final. Bordalás sigue haciendo historia y cada jornada que pasa se aposenta más en la cuarta plaza. Para el Huesca la vida debe seguir y sus jugadores también tiene que evitar cometer algunos fallos graves que al final le pasan factura y le impiden sumar puntos. Otro que necesita sumar y parece que no sabe cómo es el Celta. Estrenaba inquilino en el banquillo, con Escribá al frente, ante sus aficionados, pero lo que sumó fue una nueva derrota frente al Betis. Derrota, por cierto, más que justa porque el conjunto gallego fue muy inferior. Va a tener trabajo el nuevo inquilino celtiña porque las perspectivas son negras, muy negras. Ya está en puestos de descenso y ahora los nervios van a aumentar conforme transcurran los partidos. El más beneficiado fue el Villarreal, que logró imponerse al Levante con dos goles en el descuento cuando parecía que el choque concluiría en tablas. Iborra y Samu hicieron los tantos que liberan por ahora al submarino y que les puede insuflar ánimos. Y el próximo domingo, por si faltaba algo, Villarreal-Rayo en el estadio de La Cerámica. El que pierda puede ir firmando su descenso.

Golpe de mano del Valencia en Girona que le sirve para colocarse en puestos europeos. Tuvo suerte el conjunto de Marcelino, que quizá no mereció tanto premio. Pero las cosas no siempre se ajustan a la realidad y, a veces, otros imponderables reparten los puntos. Al final, triunfo valenciano que le aúpa a zona europea y frenazo al Girona, que no termina de salir de las posiciones complicadas. Victoria también del Sevilla ante la Real Sociedad después de quince minutos primorosos tras la vuelta de vestuarios. Hasta el descanso hubo equilibrio, pero el Sevilla salió rabioso en la reanudación y en sólo un cuarto de hora minimizó a la Real con tres nuevos goles que sentenciaron el encuentro y le encumbraron de nuevo a puestos europeos.

Dos empates para finalizar. Por un lado, el Athletic igualó en los minutos finales frente a un buen Espanyol, que supo sufrir en tierras vascas ante el empuje de los dirigidos por Garitano. Por otro lado, también igualdad en el derbi entre Alavés y Éibar. Los de Abelardo se adelantaron pero no supieron aguantar el tirón definitivo de los eibarreses, que sumaron un punto justo.

Comentarios