LaLiga está decidida. El Barcelona derrotó a su máximo rival, el Atlético, y pisa el acelerador para conquistar un nuevo campeonato. Mientras, el Real Madrid continúa su vía crucis a pesar de vencer al Éibar. Getafe y Sevilla mantiene su lucha por una plaza Champions de la que se aleja el Valencia. Por abajo, más problemas para el Valladolid, que volvió a perder en su estadio, y para el Villarreal, que se dejó un punto casi en la prolongación.

Pues sí. Aunque restan siete jornadas está claro que el Barcelona, actual campeón, va a revalidar su corona. Dos goles de Suárez y Messi en menos de dos minutos, cuando el encuentro llegaba a su final, permiten a los de Valverde aumentar su renta con los colchoneros a once puntos, por lo que la remontada es prácticamente imposible. Fue un buen partido, dominado por los catalanes, que tuvo una jugada que sería vital para el devenir final. Mediada la primera mitad Diego Costa, después de cometer una falta en el centro del campo, se encaró con el colegiado, soltó una buena colección de improperios acordándose de la madre del colegiado a pocos metros de éste y terminó en el vestuario expulsado. Fue un momento clave que tuvo incidencia en el encuentro. Sí, porque al Atlético le costó mucho alejarse de su área y porque la salida del esférico culé apenas sufría, con lo que esto supone para la creación azulgrana. Con Messi y Luis Suárez encendidos, el Barcelona apenas sufrió en defensa. Y si además algunos jugadores del Atlético, como el mencionado Costa, ayudan, pues miel sobre hojuelas para los catalanes, que con uno más apenas sufrieron diversos ataques en la segunda mitad. La defensa rojiblanca estuvo excelsa y realizó muy bien los marcajes, pero sus jugadores no tuvieron fuelle para llegar arriba y poner en peligro la portería de Ter Stegen. En el lado contrario, Oblak, una noche más, sostuvo a los suyos con diversas paradas de gran mérito, hasta que llegó Suárez casi al final. El uruguayo, desde el borde del área, se proyecto entre varios defensas y logró un remate raso, esquinado, que hizo inútil la estirada de Oblak. El gol dejó tocado al Atlético, que sólo un minuto después encajó el segundo por medio de Messi. En dos instantes se cayó el chiringuito del Cholo Simeone, que de esta forma dice adiós a sus escasas posibilidades de ganar LaLiga. Tres puntos más para los de Valverde, cada día más cerca de un nuevo título liguero.

El Real Madrid, por su parte, derrotó a un buen Éibar, que se puso por delante y que al final vio cómo Benzema, en dos ocasiones, daba al traste con sus ilusiones. Pocas cosas positivas sacaría Zidane de un partido muy plano de sus jugadores, que nunca dieron sensaciones positivas. Una jornada menos de castigo. Pero la pelea por la última plaza que da acceso a la Champions es uno de los puntos álgidos del torneo a estas alturas. El Getafe derrotó al Athletic y se mantiene cuarto después de un partido intenso que se resolvió en los instantes finales por medio de un gran gol de Ángel. Los de Bordalás suman y siguen y cortan, además, la racha de Garitano y los suyos. Ahora el quinto es el Sevilla, a un punto de los madrileños, que se deshizo también al final de un Valladolid que no sabe cerrar sus partidos y al que ya asolan los problemas. Tres jornadas sin ganar, sólo un punto, y más cerca del abismo. Y por cierto, ánimo a Caparrós, técnico andaluz, que ha confirmado padecer leucemia. Todo lo mejor para él. El Valencia, en una tarde aciaga, se dejó los puntos en Vallecas y de paso dio alas a un Rayo que vuelve a coger carrera y a sentir que puede lograr la hazaña de la permanencia. Los tres puntos del sábado le insuflan de moral a la vez que alejan a los de Marcelino de la Champions.

El que parece que comienza a alejarse de Europa es el Alavés, que vio como el Leganés le empataba -de forma más que justa- ya en tiempo de descuento un partido que parecía tener ganado. El resultado al final fue justo, porque aunque los vitorianos salieron mejor en la primera mitad y se pusieron por delante, el Leganés mejoró después y prácticamente no dejó de acercarse al área de Pacheco, que tuvo que realizar diversas intervenciones de mérito. Empate que satisface más a los ‘pepineros’, que rozan la salvación. Como el Espanyol, que venció a domicilio a un Girona irregular que no termina de cruzar la línea de los triunfos y que se mantiene cerca de la zona problemática. Victoria in extremis del Betis frente a un Villarreal que pudo igualar al final, pero Cazorla erró un penalti que hubiera significado el empate. Pau López aguantó y no se movió de la línea. Como el tiro de Cazorla fue al medio pudo detenerlo sin dificultad. Tres puntos de oro para el grupo de Setién en su intento de alcanzar Europa una semana antes del derbi frente al Sevilla. Y palo para el submarino, que se mantiene en puesto de descenso igualado con el Valladolid.

Nueva victoria del Celta, esta vez ante la Real Sociedad, y de nuevo con una actuación estelar de Iago Aspas, que marcó otros dos goles. Sufrieron los vigueses, que llegaron a ir por debajo en el marcador, pero una buena segunda mitad y la expulsión -más que rigurosa- de William José le dieron alas y hundieron a la Real, que se queda en tierra de nadie. Respiran los vigueses por ahora, no así el Levante, que fue incapaz de derrotar en su estadio a un buen Huesca, actual colista. Los de Paco López continúan en un lío y no parecen saber cómo salir. Al menos sumaron un punto que les aleja un poco del pozo. Para el Huesca, poco botín el punto. Queda poco y hay que sumar de tres en tres. Los empates no valen para nada.

 

Comentarios