Casi no hay movimientos en LaLiga después de una jornada con pocas sorpresas. El Sevilla vuelve a puestos Champions tras derrotar a su máximo rival, el Betis, a la par que el Barcelona suma otro puntito en Huesca con su equipo casi juvenil. En cuanto al descenso, nuevo pinchazo del Valladolid en la prolongación -que le mete en puesto de descenso- y derrotas de Huesca y Rayo que les mantienen cerrando la tabla y cada día un poco más lejos de la salvación.

Pocas novedades en la cabeza de la tabla. Los dos primeros, Barcelona y Atlético, sacaron sus partidos más o menos de forma positiva porque, si bien los culés sólo pudieron empatar en Huesca, frente al colista, lo hicieron con un once muy joven para aún así tener LaLiga casi en el bolsillo y los colchoneros, con unos grandes Oblak y Griezzman, redujeron a un Celta que sigue sufriendo sin Iago Aspas. Como decía, el líder ‘sólo’ empató en el Alcoraz tras un partido regular, donde lo mejor fueron los destellos de jóvenes como Ricky Puig o Wagué o la aparición de Murillo y Todibo. Valverde tiró de banquillo, incluso de plantilla y de filiales, con la intención de dar descanso a los jugadores más castigados físicamente, además de los sancionados Piqué y Suárez. La jugada le salió bien al preparador culé, que ve cómo sus mejores hombres llegarán en forma  al importante choque del martes frente al Manchester United en el Camp Nou. Partido sin historia y otro tachón en el calendario. Por su parte, el Atlético volvió a ser ese equipo reconocible de Simeone. Oblak y Griezzman se liaron la manta a la cabeza y demostraron su valía y las fichas que cobran o cobrarán la próxima campaña. El francés tiró de sus compañeros hacia arriba y el meta cerró a cal y canto su portería a un Celta que lo intentó, pero que nota en demasía la ausencia de Iago Aspas cuando éste no puede jugar (en este caso por sanción). Los de Simeone quieren la segunda plaza mientras que el cuadro gallego tendrá que seguir luchando y sufriendo para escapar del negro fondo que supone el descenso.

El gran triunfador de la jornada fue, sin duda alguna, el Sevilla, que derrotó a su máximo rival, el Betis, después de un partido tan apasionante como intenso. Como siempre sucede, la pasión y la intensidad estuvieron por encima del juego -que fue bastante bueno- durante los más de noventa minutos que duró el choque. Se puso por delante el Sevilla en sus mejores momentos, pero el Betis logró la hazaña de empatar antes de encajar otros dos goles. Aunque Tello redujo distancias a diez minutos del final, la formación de Setién no pudo sumar ningún punto y, tras la derrota, se queda más lejos de las plazas que dan acceso a la Europa League. Mientras, el Sevilla, con Caparrós al frente desde el banquillo, alcanza la cuarta plaza después de ganar cuatro de los últimos cinco encuentros. La Champions parece más cerca aunque aún queda mucha tela por cortar. Y el Betis, nada, a sufrir la pasión de Semana Santa después de una derrota muy dura frente al eterno rival. Sevilla es diferente. También quiere acercarse el Valencia, que se quitó de en medio al Levante casi sin despeinarse. Marcó pronto y cuando encajó el empate, ya en la segunda mitad, tuvo un gran poder de reacción para volver a ponerse por delante sólo un par de minutos después. El Levante no le pudo sorprender y se marchó con una derrota que le mantiene en problemas. 

Había distintos choques vitales para el descenso y para llegar a la Europa League que tuvieron resultado diferente. Por un lado, el Valladolid volvió a ceder dos puntos en el último minuto. Como frente a la Real Sociedad, en esta ocasión fue el Getafe el que se llevó el botín. Un penalti postrero marcado por Mata, señalizado por el colegiado y ratificado por el VAR, le ‘robó’ dos puntos básicos para salir de la plaza de descenso. Mala suerte y falta de concentración del conjunto pucelano, que no sabe abrochar los partidos. El Getafe de Bordalás, mientras, aunque ha perdido la cuarta plaza, sigue a un punto realizando una maravillosa campaña. Por su parte, el Athletic se impuso con más dificultades de las que reflejó el marcador final a un Rayo Vallecano que concedió en momentos importantes y que no supo controlar a un Williams desatado. Los tres puntos permiten a los vascos seguir al acecho de Europa mientras que mantienen al Rayo, que ha mejorado con Paco, casi hundido en el fondo de la clasificación. Victoria vital a domicilio del Villarreal ante un rival directo como el Girona, que se mete en problemas. Un gol de Samu sentenció a los hombres de Eusebio, que no saben ganar en casa. Ante su afición, donde no gana desde octubre, sólo ha conseguido 5 de los últimos 33 puntos en juego. Menos mal que saca los puntos fuera. Subidón de moral para el submarino, que parece encontrar al fin los resultados.

Uno que ha perdido fuelle es el Alavés, que cayó en Cornellá-El Prat ante un Espanyol que abrocha la permanencia en una temporada irregular. Y en el derbi guipuzcoano, donde nadie se jugaba nada, Real Sociedad y Éibar empataron a un gol. Juanmi marcó a los trece segundos, pero la Real fue superada durante los noventa minutos por un Éibar mejor posicionado que, además del gol, estrelló dos balones en los postes e hizo trabajar a Rulli. Resultado injusto a todas luces pero lo que vale es el gol, y el Éibar no tuvo acierto.

Esta noche concluye la jornada con otro derbi, el cuarto esta semana, entre Leganés y Real Madrid. Ninguno se juega nada porque ambos lo tienen casi todo hecho, pero sobre todo Zidane hará más pruebas para continuar con su cásting para la próxima campaña. El Leganés, a dar el campanazo y sumar tres puntos más que le alejen definitivamente del peligro.

Comentarios