Restan tan solo seis jornadas para que termine la liga regular en Segunda División. El RCD Mallorca, inmerso en la lucha por los puestos de play-off de ascenso, encara estas últimas jornadas con unas muy buenas sensaciones. La victoria el pasado fin de semana en La Rosaleda debe dar alas a un Mallorca que es capaz de todo. Clasificarse para la fase de promoción, o incluso luchar con Albacete y Granada por el ascenso directo, no suena tan descabellado si se analiza la dinámica bermellona y cómo llega a este último tramo de la temporada. Sin embargo, para que eso ocurra, Son Moix debe ser clave. Empezando por el próximo encuentro. Y es que el conjunto de Vicente Moreno recibe en el feudo mallorquín al Sporting de Gijón (domingo a las 16h). Un encuentro más que importante por varias razones: mantener la dinámica ganadora, hacerlo en casa donde los números te abalan y dejar atrás a otro rival que viene en una línea ascendente para luchar por el play-off. 

Tres partidos en casa, otros tres lejos de la isla. Primero es el Sporting, pero en Son Moix se verán otros dos partidos antes de terminar la fase regular. Tras el equipo asturiano, el RCD Mallorca recibirá a Almería y Granada. Otros dos rivales que van a luchar hasta el final para clasificarse para el play-off. No son rivales fáciles, todo lo contrario, pero el equipo bermellón ha demostrado durante toda la temporada que en Son Moix están intratables. Por otro lado, Nástic de Tarragona, Deportivo de la Coruña y Extremadura. Esos son los tres desplazamientos que tendrán que hacer los mallorquines. Dos de ellos luchan claramente por no descender a Segunda B, algo que suele crear bastantes problemas -véase el partido ante el Córdoba-. El enfrentamiento ante el Deportivo tendrá como punto central a Pep Lluís Martí. El actual entrenador gallego se enfrentará a su ex equipo y veremos cómo está, ya que su andadura no ha empezado muy bien.

En resumen, el calendario no es nada fácil. Pero nunca se dijo que sería sencillo clasificase para el play-off. Quién hubiera firmado toda este contexto al empezar la temporada… Lo que está claro, y desde la plantilla ya lo dijeron nada más terminar el partido ante el Málaga, es que Son Moix se tiene que llenar en los tres partidos que restan. Conseguir ganar dichos partidos supondría tener medio play-off en el bolsillo. Y si a esos nueve puntos les sumas alguno más si se consiguiera puntuar lejos de la isla, ¿por qué no soñar por el ascenso directo?

Comentarios