NÀSTIC DE TARRAGONA 2 1 RCD MALLORCA
Becerra; Djetei, Noguera, Villanueva, Abraham; Pol (Iván López, min. 63), Thioune (Javi Márquez, min. 76), Imanol, Victor; Uche, Luis Suárez (Kanté, min. 70). Reina; Joan Sastre, Valjent, Xisco, Salva Ruiz; Pedraza, Salva Sevilla; Aridai (‘Stoichkov’, min. 78), Leo Suárez (Abdón, min. 45), Lago Junior; Budimir (Àlex López, min. 66).
Goles: 1-0, Uche (min. 41); 1-1, Abdón (min. 90); 2-1, Kanté (min. 93). 
Asistencia: 2.865 espectadores. 

“El mejor partido que ha hecho el Nàstic en toda la temporada”. Eso es lo que comentan los compañeros periodistas presentes en el Nou Estadi de Tarragona tras ganar 2-1 al RCD Mallorca. El equipo local ha jugado sin presión, combinando y jugando de forma inteligente, algo que nunca habían visto aquí en lo que llevan de temporada. Los bermellones, por su parte, no han cuajado un buen partido. Por no decir que ha sido uno de los peores a domicilio de todo el año. No han sabido gestionar la baja de Dani Rodríguez y no han podido materializar las claras ocasiones que han tenido en la primera parte. El Mallorca pierde una oportunidad única y con un contexto que no preveía este resultado: desplazamiento de 500 mallorquinistas y partido ante un equipo ya descendido a Segunda B.

Dominio del Nàstic (con gol incluído) y ocasiones del Mallorca. El equipo visitante salió mejor al partido. Lago Junior, Salva Sevilla y Ante Budimir se pusieron manos a las obras en la tarea de crear ocasiones de gol. Y las crearon, pero ninguna de ellas fueron materializadas. El delantero costamarfileño tuvo la primera tras una buena jugada entre Sevilla y Budimir, pero el disparo de Lago terminó en las manos de Becerra. La oportunidad más clara fuer para Arida, quien estrelló el esférico en el palo tras una extraña jugada de Budimir -nadie sabe por qué no disparó él-. Más adelante, Sevilla también rozó el gol con un disparo que, inexplicablemente, se marchó fuera. La primera media hora fue para el equipo dirigido por Vicente Moreno, hasta que se terminaron las ideas para los bermellones. Sin embargo, hubo un punto de inflexión donde los locales comenzaron a dominar claramente el encuentro y, junto a ello, llegaron sus ocasiones. La más clara fue desde los once metros: Xisco Campos golpeó con la mano un centro local y el árbitro señaló penalti, que posteriormente erraría Uche. Él mismo, pocos minutos después, estrenaría el marcador tras un tremendo despiste defensivo. Por último, Noguera estrelló un potente disparo en el palo. Todo ello en un margen de cinco minutos, los que precederían al paso por los vestuarios.

En la segunda parte el Mallorca intentó cambiar la situación. De salida, Moreno metió a Abdón para revolucionar un poco el partido. El delantero mallorquín fue uno de los protagonistas en la faceta ofensiva, pero sin materializar ningún acercamiento. Salva Sevilla volvió a rozar el gol, pero su disparo golpeó en un defensa cuando el balón iba a gol. Pasaban los minutos y los bermellones no conseguían crear ninguna oportunidad de gol. Es más, el Nàstic pudo sentenciar tras un buen disparo de Iván López que detenía Reina tras una excelente parada. Los bermellones cuajaron un mal partido y no entraron en ningún momento en la dinámica del encuentro. Abdón empató a los pocos minutos de finalizar tras un buen disparo dentro del área precedido de una peinada de Àlex López. Era el 1-1, pero la alegría duraría muy poco. La jugada después del empate, Kanté, con un trallazo desde fuera del área ponía el definitivo 2-1. Lago pudo volver a empatar, pero su último intento se fue alto.

 

 

Comentarios