El Real Mallorca de Vicente Moreno y el Sporting de Gijón de José Alberto López Menéndez se verán las caras este próximo domingo en lo que será el partido correspondiente a la trigésimo séptima jornada de competición liguera en la Segunda División española. La cita tendrá lugar a las 16:00 horas en el estadio de Son Moix, y el juez arbitral designado para la contienda será el asturiano Isidro Díaz de Mera Escuderos.

El choque que se va a disputar en la más grande de las Islas Baleares puede suponer el golpe definitivo para el conjunto local de cara a optar al rango máximo de emplazamiento en esta Segunda División. El Mallorca está a algo más de dos partidos de los puestos de ascenso directo y, como han ido recordando Vicente Moreno y Abdón Prats en rueda de prensa “el equipo y esta afición se han ganado el poder pensar en ascender”. No será tarea fácil, pero la dinámica es inmejorable, como también lo es el vínculo entre toda la plantilla y la parroquia bermellona de Son Moix, donde se jugarán tres de las seis finales que quedan ante Sporting, Almería y Granada. Tres gallos, y el primero, asturiano.

El equipo de José Alberto López Menéndez pertence a ese conjunto de escuadras que se encuentran en una especie de segundo escalafón clasificatorio: fuera de puestos de play-off pero a uno o dos partidos de estar en la pomada. Junto a los rojiblancos, se encuentran también históricos de la talla de Deportivo de la Coruña o Real Oviedo. Todo está muy disputado en esta categoría, pero en esa parte de la tabla todo el mundo sabe que para poder aspirar a estar algo más arriba hay que dar un extra, hacer algo grande. Pues bien, el plan del Sporting es simple; salir al verde de Son Moix a por los tres puntos.

Herramientas para intentarlo tiene de sobra, pero claro, enfrente está el Mallorca jugando en su temible feudo, donde sólo Albacete y Málaga han conseguido ganar. El conjunto de López Menéndez parte de un evidente 4-4-2, con dos jugadores en punta de ataque que son claramente las piezas que marcan la diferencia en lo ofensivo: Alex Alegría y el serbio Uros Djurdjevic, máximo goleador sportinguista con 10 dianas. Otro con gol, calidad y experiencia en el once es el mítico Carlos Carmona, mallorquín con galones en el equipo del Molinón que está cuajando una sólida temporada en la que ya ha visto puerta hasta en siete ocasiones. Fútbol directo, vertical y con las bandas como protagonistas esenciales, en un once que puede parecerse a este el próximo domingo:

Sporting - Football tactics and formations

Y por otra parte, el Mallorca. El conjunto de Vicente Moreno afronta un partido más que clave en lo que será la primera toma de contacto después del subidón de la semana pasada con los tres puntos de oro conseguidos en La Rosaleda ante el Málaga. En caso de ganar, la escuadra bermellona podría verse muy cerca de los puestos de ascenso directo y teniendo que visitar Tarragona la semana que viene, con un Nàstic virtualmente descendido. Todo por hacer. Los de Son Moix deberán volver a enfundarse el mono de trabajo y conseguir el más difícil todavía: ganar y dar un golpe de efecto ya definitivo a la clasificación y presentar su firme candidatura en la pelea por el segundo y tercer puesto de la tabla, teniendo en cuenta lo complicado que es ahora mismo alcanzar al líder, Osasuna, que podría ser matemáticamente de Primera División en poco tiempo. Todo ello deberán lograrlo con bajas significativas, sobre todo en los laterales, donde Moreno no podrá contar con Pervis Estupiñán ni con Fran Gámez, siendo ambos baja por lesión. Un partido enorme y un entusiasmo impregnado en la afición local que, como viene siendo habitual, arropará al equipo desde el primer minuto y tratará de llevarlo en volandas hacia una nueva victoria en Son Moix, donde el equipo se siente verdaderamente fuerte.

 

Comentarios