El Atlético Baleares tiene una cita con la historia este domingo. Son Malferit puede presenciar el ascenso a Segunda División del conjunto blanquiazul. Con una victoria, ese objetivo se haría realidad. Rubén González, central del equipo, explica que será un partido complicado pero jugar en Son Malferit les da un plus muy importante: “Solo hemos empatado dos partidos y perdido uno. El Racing nos tiene respeto y nosotros a ellos, será un bonito partido. Cualquier empate con goles les vale a ellos así que hay que marcar más de uno”. “Queremos ascender delante de nuestra afición. Ya demostraron en Santander lo increíbles que son, cómo nos animaban también desde casa. Aquí estará lleno y será una caldera”, añade.

Quien no ascienda este domingo tendrá otra oportunidad, pero el camino sería largo. Por ello Rubén solo piensa en “subir a la primera”. También apunta que este pueda ser el “último partido duro del año con un premio gordo”. Por último, afirma que si Mandiola le pone en el lateral zurdo no habrá ningún problema porque está “aclimatado” a jugar en esa posición. Rubén destaca el nivel defensivo del equipo durante toda la segunda vuelta: “Hemos mejorado en la segunda vuelta a nivel defensivo, estamos bien y seguimos con la racha de portería a cero y confiando en nuestros delanteros”.

Comentarios