El central ibicenco seguirá jugando en la categoría de plata. Si nada se tuerce, llegará en propiedad al Almería, dónde ya jugó la pasada temporada en calidad de cedido.

Pese al interés del Deportivo de la Coruña, el defensor de 23 años quiere volver a Almería, dónde ha sido una pieza importante en el proyecto almeriense, jugando más de 2.000 minutos en su debut en Segunda División.

Ibiza deja el Villarreal tras más de cinco años para seguir dando pasos de gigantes y lograr un sueño: llegar a Primera.

Comentarios