El Atlético se coloca como nuevo líder en solitario con tres victorias después de derrotar en los minutos finales a un Éibar que mostró su mejor cara pero que careción de suerte en los minutos finales. No jugó bien el conjunto de Simeone, pero le bastó con el poderío ofensivo de Vitolo y con ese golpe de suerte que últimamente parece acompañar al Cholo Simeone y a sus hombres. Lástima por el Éibar, que completó un más que meritorio partido y que se puso por delante con dos goles en la primera mitad. Pero no pudo, o supo, aguantar. El Atlético ya manda en solitario.

No pudo mantener el liderato el Sevilla, que ‘sólo’ empató con el Celta en un flojo encuentro. Lo tenían todo a favor los hombres de Lopetegui, que sumaban dos vistorias y querían la tercera ante su afición. Pero el Celta no es el conjunto ruinoso de la pasada temporada y logró aguantar las embestidas sevillistas, algunas muy continuadas durante muchos minutos. Al final no se rompió el cántaro y el reparto de puntos fue lo más justo.

Quien no aprovechó el pinchazo sevillista fue el Barcelona, que volvió a mostrar su cara más oscura en Pamplona y cedió dos nuevos puntos que quizá pueda echar de menos en el futuro. No han comenzado bien los de Valverde, que en tres jornadas ya conocen todos los resultados posibles: derrota, victoria y empate. Lo malo es que los puntos nunca vuelven. Las ausencias de Messi, Suárez y Dembèlé, junto a la decisión técnica de no contar con Rakitic, han debilitado a un Barcelona que ha mostrado dos caras. La buena en el Camp Nou y la mala en las salidas. Griezzman no apareció por El Sadar y su equipo lo nota. Un jugador ‘top’, de muchos millones de euros, no puede pasear como un fantasma por los campos de fútbol. Y hasta ahora su imagen ha sido bastante penosa en Bilbao y Pamplona. Osasuna, por su parte, jugó con corazón y coraje y supo además remontar cuando parecía que podía perder los tres puntos. El retorno navarro a la máxima categoría, por ahora, ha sido espectacular. Tampoco mejoró el Real Madrid, que sólo pudo empatar en Villarreal después de ir por detrás en dos ocasiones. No está bien el Madrid, que vio cómo Bale marcó los dos goles y terminó expulsado por dos tarjetas en sólo un minuto. Tiene mucho que mejorar el cuadro blanco si quiere aspirar a algo esta campaña. Por su parte, el Villarreal volvió a pinchar al final. Se ha puesto siempre delante pero aún no conoce la victoria, con sólo dos empates. Comienzan bien los de Calleja, pero al final sufren y conceden más de lo normal. Y los puntos vuelan por la defensa. Deben cerrar esa sangría si no quieren pasar problemas.

El derbi vasco se quedó en Bilbao. Los ‘leones’ fueron superiores a una Real Sociedad timorata y con escasa fortuna en ataque. Los donostiarras padecieron todo tipo de desgracias durante los noventa minutos. Primero encajaron pronto un gol. Después vieron cómo el VAR les anulaba un posible penalti, se lesionó de gravedad Illarramendi, encajaron un golazo de Raúl García con más o menos fortuna y comprobaron cómo el videoarbitraje, de nuevo, les quitaba un gol de Isak en la segunda mitad. Pero el Athletic, dejando a un lado las desgracias ajenas, fue superior y mantiene su racha en San Mamés además de su privilegiada posición en la tabla. El que no termina de arrancar es el Getafe, que en un choque disputado y muy táctico fue incapaz de batir a un buen Alavés. No hubo muchas jugadas destacadas porque los dos entrenadores conformaron una disputa impresionante en el centro del campo sin dejar espacio a las ideas. El reparto de puntos era el resultado más justo al final del choque y ambos se fueron stisfechos.

Comienza a respirar el Valencia, que se deshizo del Mallorca con facilidad gracias a dos penaltis convertidos por Parejo. Marcelino por fin respira después de un inicio convulso por los problemas con el propietario del club y por la posible salida de Rodrigo, que finalmente parece que no se producirá aunque restan horas para el cierre del mercado y todo es posible. El conjunto balear tiene que olvidar ya esta derrota y la mala suerte padecida en los primeros minutos, hasta que encajó el primer tanto, después de estrellar en dos ocasiones el balón en los postes locales. Ahora hay que  centrarse en la próxima jornada. Las victorias ante su afición son lo que le puede valer la permanencia. El que volvió de los infiernos fue el Betis, que derrotó por la mínima al nuevo colista, el Leganés. Fue un partido intenso disputado a una temperatura muy elevada que dejó emoción hasta el final. Rubi por fin saborea la victoria, lo que no le sucede a Pellegrino, cuyo equipo no conoce más que la derrota en estas jornadas.

El Granada dio la sorpresa de la jornada al golear (0-3) a un Espanyol que dejó malas sensaciones tras su clasificación para la Europa League. Muchos titulares se quedaron en el banquillo y los ‘periquitos’ lo pagaron ante un rival que no tivo piedad y que estrenó su casillero de vistorias en un estadio complicado. Finalmente, el Levante derrotó al Valladolid en los últimos minutos de un partido soso y con poca emoción. De nuevo acertaron los granotas en los minutos finales, como ante el Villareal, y se llevaron los tres puntos para colocarse en la parte alta de la tabla.

Llegamos al primer parón de la temporada para los partidos de la Selección. LaLiga volverá a mediados de septiembre con más emoción.

Comentarios