El Real Madrid se mantiene como líder de LaLiga tras una jornada floja en cuanto a fútbol. El Barcelona se acerca, pero deja muchas dudas por su escaso fútbol mientras que Sevilla y Real Sociedad nos deleitan con un partidazo. El Granada, recién ascendido, es segundo y el verdadero conjunto revelación del campeonato. Por abajo, el Leganés no sabe ganar mientras que el Mallorca y el Espanyol se meten en líos.

El clásico madrileño concluyó como empezó, sin goles, después de hora y media de aburrimiento y sopor como hacía tiempo no se veía en un campo de fútbol. Fue un partido con intensidad, con choques, pero sin una sola jugada clara de gol (bueno, un remate de Benzema despejado por Oblak). Partido malo de solemnidad y que no se deberá mostrar a los niños nunca. Parece mentira de dos clubes con presupuestos multimillonarios, astronómicos mejor dicho, puedan ofrecer un ‘espectáculo’ tan deprimente. Pérdidas constantes, envíos largos, malos centros, faltas y más faltas… En fin, sin comentarios. Zidane apostó por no dejar jugar al Atlético, con Valverde en el centro del campo, y Simeone respondió con Thomas, un trotón, que además fue el mejor de su equipo. Visto el panorama el resultado no podía ser otro más que el empate. El Madrid con este punto afianza su liderato mientras el Atlético continúa bien situado en la tercera posición a un solo punto de su rival.

El máximo rival de ambos, el Barcelona, logró un sufrido triunfo en Getafe también con muy poquito fútbol. Aunque el centro del campo culé estaba repleto de calidad, ésta brilló por su ausencia. Con Dembélè lesionado de nuevo, se quedó en la grada, la ausencia de Messi se dejó notar en ataque porque Luis Suárez se encuentra en uno de esos momentos en los que es incapaz de controlar un balón y Griezzman continúa desaparecido. El francés es hasta el momento un ‘bluff’ y las críticas ya están comenzando a llegar por su nula aportación. El Getafe lo intentó de todas las formas posibles, pero la calidad y el posicionamiento del Barcelona le frenaron. No obstante, tampoco pinta muy bien para los de Valverde si mantienen esta línea de juego. Al menos lograron la primera victoria a domicilio de la temporada.

En la parte alta también se mantienen el Sevilla y la Real Sociedad, que despidieron el fin de semana con un partidazo espectacular (nada que ver con el derbi madrileño). Los donostiarras se adelantaron pero los de Lopetegui lograron darle la vuelta la marcador a base de lucha y coraje aunque un gol de Portu en los minutos finales estrechó la distancia y puso en riesgo el triunfo local. No obstante, ambos demostraron que este año pueden aspirar a grandes hazañas si prosiguen en esta línea.

Con siete jornadas consumidas el Granada es el equipo sorpresa. Derrotó por la mínima al Leganés, que continúa en la cola de la tabla, y se mete en puestos europeos. No lo tuvo fácil porque los madrileños merecieron más, pero están negados ante el gol. De todas formas, ‘chapeau’ para los andaluces, que han comenzado como un tiro. También mejoró el Valencia, que fue capaz de derrotar a domicilio a un Athletic que se había mostrado hasta la fecha intratable en su estadio. Un solitario gol, con el VAR por medio, le dio los puntos y, sobre todo, un poquito de tranquilidad en este convulso inicio de campaña. Los de Garitano pierden en su estadio después de muchos meses. Otro que ha mejorado de la pasada campaña a ésta es el Villarreal. El viernes no sólo derrotó al Betis, sino que le infligió una goleada de escándalo -sobre todo en los últimos minutos- que ha dejado muy tocado a su técnico, Rubi. Los de Calleja han vuelto por sus fueros, desarrollando un fútbol atractivo que le está dando buenos resultados, con un Cazorla estelar bien rodeado de nuevas promesas con hambre de fútbol. Desde luego éste no es el conjunto que casi se arrastraba por LaLiga hace unos meses. El que lo tiene complicado es el Betis. Rubi no da con la tecla y si no acierta pronto y se pone las pilas puede ir haciendo las maletas. Ojo por tanto a las próximas semanas.

En un duelo de conjuntos apremiados por la clasificación, el Alavés se impuso con cierta solvencia a un Mallorca que comienza a rezagarse y que no termina de arrancar. Poco a poco van pasando las jornadas y los de Vicente Moreno no responden de forma positiva. Ya se han metido en puestos de descenso tras esta nueva derrota. Ahora comienzan los nervios y es más difícil jugar con templanza y tranquilidad. No hay nada perdido aún pero el equipo bermellón ofrece síntomas preocupantes cuando tan sólo se han jugado siete jornadas. También importante fue la victoria del Valladolid en Cornellá-El Prat, donde el Espanyol perdió por cuarta vez consecutiva, un hecho insólito. Fueron superiores los de Sergio, que además jugaron muchos minutos en superioridad. En otro partido tenso, el Éibar se deshizo con comodidad de un Celta que aún no ha comenzado a ofrecer las prestaciones que se esperan de su plantilla. Además, Iago Aspas falló un penalti en el descuento tras un lanzamiento penoso a los ‘Panenka’. No hubiera evitado la derrota, pero al menos sí la habría minimizado. Fueron muy superiores los vascos, que pasaron como un rodillo sobre un Celta decaído.

Finalmente, empate entre Levante y Osasuna después de un choque emocionante que comenzó dominando el cuadro local pero que después igualó Osasuna con un mejor juego. Resultado justo y reparto de puntos.

Comentarios