Son ya media decena las jornadas que la Tercera División balear ha dejado atrás. Como era de esperar, la competición más importante del balompié de las islas no está dejando indiferente a nadie. Un año más, arañar puntos a domicilio y acertar según qué marcadores siguen siendo tareas altamente costosas. Eso sí, con más de un mes de competición, la tabla clasificatoria ya empieza a coger forma y en ella, y como no podría ser de otra manera, tenemos ya a los primeros beneficiados y perjudicados por la misma.

El CD Ibiza está rompiendo sus propias marcas y es la principal revelación en este inicio de curso. El equipo ibicenco, con un virtuoso Cristian Terán como máximo exponente ofensivo, cuenta todos sus encuentros por victorias, y es ahora mismo el indiscutible líder de la liga. Bien de cerca le sigue el otro gran protagonista de esta función, el UD Poblense de Óscar Troya, que cuenta también con un bagaje pleno de victorias. El gran agitador del mercado está cumpliendo con las expectativas previstas y los Mateu Ferrer, Dani Benítez, Aitor Pons y compañía están rindiendo a un gran nivel en una escuadra a la que todos los pronósticos sitúan en lo más alto de la clasificación.

Mallorca “B” y SD Formentera son los dos conjuntos que cierran la zona noble de los puestos de play-off. Situados a dos y tres puntos de la cabeza respectivamente, tanto el filial mallorquinista como el conjunto formenterense han firmado un sólido sprint inicial en esta carrera, y se espera que ambos conjuntos mantengan dicha solidez para acabar firmando una buena actuación en esta temporada que les de acceso a metas más importantes una vez concluída la misma. Cabe destacar también el notable inicio liguero de clubes como el CD Binissalem (11 puntos de 15), el Platges de Calvià (9 de 15), el CE Felanitx (9 de 15) o el CE Constància, estando los cuatro a menos de dos partidos de colarse en la parte más alta de la tabla.

Y de la cara a la cruz. El arranque competitivo ha dejado a sus primeras víctimas innegables, a las que sumar algún que otro punto les está resultando un auténtico calvario. CE Esporles, CF Sóller, CD Ferriolense y UD Collerense son los cuatro equipos que cierran esta Tercera División por la parte inferior, siendo los del Coll d’en Rabassa el único de los veinte integrantes de la categoría que no ha sido capaz de puntuar en estas cinco primeras contiendas, habiendo perdido en tres de las cinco fechas por sólo un tanto de diferencia.

Una categoría en la que nadie regala nada y en la que cada punto es de oro. Aún queda muchísimo. Los hay que aún no han arrancado del todo bien pero lo harán, los hay que han iniciado el curso de manera inmejorable y seguramente acaben bajando el ritmo y seguramente los haya también que a final de temporada se encuentren en una situación parecida a la actual. Sólo el tiempo dictará sentencia, así que lo que de momento sí podemos hacer es seguir disfrutando de esta maravillosa categoría, que coge más y más forma con el paso de las semanas,

 

Comentarios