Llega el momento de la verdad, la tensión gana terreno a la tranquilidad y los nervios por iniciar el nuevo curso invaden el vestuario del conjunto balear. Pero el comienzo del Palma Futsal no será nada sencillo. “Tenemos muchas ganas. Las pretemporadas se hacen largas porque son casi siete semanas entrenando con el objetivo de llegar lo mejor posible al inicio de la Liga y tanto los jugadores como el cuerpo técnico estamos deseando que empiece la competición, que es lo que realmente importa”, reconoce Antonio Vadillo. El técnico asegura que su equipo ha cumplido con el objetivo de llegar en un buen estado al comienzo de liga: “Tenemos un inicio ante un rival que nos pondrá las cosas muy difíciles. El Levante FS es un buen equipo, el año pasado ya hizo una gran temporada, se ha reforzado con jugadores importantes”.

Un año más, el equipo aumenta el nivel de exigencia con los resultados del curso anterior y con el reto de mejorar cada temporada. Aún así, Vadillo confía plenamente en sus jugadores: “Convivimos con la presión día a día y preferíamos comenzar en casa con las tres primeras salidas ante los grandes. Será difícil, creo este año la liga será más igualada que el año pasado porque hay equipos que se han reforzado y hay equipos como Levante, Peñíscola, Cartagena o Valdepeñas que se meterán en el grupo que íbamos detrás de los grandes”. Vadillo asegura que que su equipo está en un buen momento: “Tenemos once jugadores de la temporada pasada y eso nos da tranquilidad porque hay ciertos mecanismos que tenemos automatizados. A partir de ahí nos falta ritmo, que los tres nuevos se adapten al equipo, conocernos más porque son muchos cambios y estamos en ese proceso”.

Comentarios