Ni el viento ni la lluvia ni el orgullo del Pontevedra, un histórico del fútbol español. Nada ha podido detener al Ibiza a la hora de clasificarse para la segunda eliminatoria de la Copa del Rey. Los celestes se han impuesto en Pasarón con goles de Fran Grima y Ángel Rodado en un partido que se completó al segundo intento. Si el pasado 18 de diciembre, cuando se jugaron los primeros dieciséis minutos del encuentro antes de que fuera suspendido por el mal tiempo, el Ibiza ya había dado la sensación de ser mejor que su rival –con un disparo a la madera de Kwasi Sibo incluido–, esta noche la intuición se confirmó.

Poco menos de un cuarto de hora necesitó el equipo de Pablo Alfaro para abrir el marcador. En el minuto 29 de la eliminatoria (sumando el tiempo disputado antes de Navidad) Fran Grima enganchó un balón que se había quedado sin dueño en la central. El potente chut del lateral derecho se coló en la portería del Pontevedra. La Copa del Rey da pie a que aparezcan héroes inesperados y Grima, que no había marcado en los 44 partidos que había jugado anteriormente con la camiseta celeste, lo hizo hoy. Se estrena el ‘2’ con un tanto fundamental para definir el guión de un partido que el Ibiza controló casi de principio a fin.Alentado por Daniel Pades y otros dos corsarios que también viajaron a la capital gallega, el equipo ibicenco mostró sus mejores virtudes en Pasarón.

El Pontevedra lo fió todo al balón parado para buscar el empate. Lo rozó cuatro minutos después del gol celeste con una falta lanzada por Mejía que se marchó rozando el palo. Después de intentarlo con un par de saques de esquina, el Ibiza le pagó con la misma moneda en una acción de estrategia donde estuvo a punto de ver puerta Mariano Gómez. Los insulares no querían sorpresas y salieron en el segundo tiempo dispuestos a poner más tierra de por medio en el marcador. Y apareció Rodado. El pichichi del equipo celeste se sacó un espectacular remate de volea para convertir en el 0-2 un centro que le puso Javi Pérez.

Alfaro aprovechó para oxigenar a su once con tres cambios y volver a demostrar –igual que estaba haciendo el equipo inicial, donde seis jugadores que no jugaron de inicio el domingo contra el Langreo fueron hoy titulares– que la plantilla del Ibiza es amplia y profunda. Los visitantes demostraron firmeza en defensa. Una parada de Germán a Adighibe que frustró una contra granate fue el mayor peligro que causaron los locales. El Ibiza amarró una victoria que le dará derecho a jugar contra la próxima eliminatoria frente al Albacete Balompié, equipo de Segunda División A. La fiesta de la Copa del Rey continuará en Can Misses y toda la isla está invitada para disfrutarla.

Comentarios