Eliminado de la Copa, no hay quien pare al Real Madrid en LaLiga. Ganó con solvencia en Pamplona y es más líder. El derbi vasco se lo quedó la Real mientras el Getafe aplastó a un débil Valencia para consolidarse en la tercera plaza. Por abajo, la situación comienza a ser más que preocupante para el Mallorca, derrotado otra vez por un rival directo, el Espanyol, que ya le ha alcanzado, como el Leganés. Quedan los tres igualados en puestos de descenso tras el triunfo del Celta.

El Real Madrid viaja por LaLiga con el viento a favor. A los traspiés del Barcelona suma una regularidad espectacular en la competición casera. Después de un inicio complicado y difíciil Zidane ha dado con la tecla y ha conseguido tener enchufados a todos, bueno, casi todos, sus jugadores. La excepción puede ser Bale, titular en Pamplona, que pasó de nuevo con más pena que gloria por el césped. Creo que Zidane está harto del galés (aunque no lo diga) y que a éste le esperan muchas horas de banquillo y de grada. Al tiempo. Porque incluso hasta Jovic, que entró para dejar correr en el tiempo en el tramo final, fue capaz de marcar un golazo tras volea impresionante y estrenarse como goleador en la competición liguera. Es decir, el técnico francés -que puede no ser un buen entrenador- es un magnífico gestor de grupos y está consiguiendo colocar al Madrid en el iceberg de los favoritos a ganar cualquier competición, incluso una Champions más que complicada como la que le espera, con el City a la espera. En Pamplona el conjunto blanco comenzó mal, desorientado, y encajó un gol a las primeras de cambio. Pero poco a poco se fue orientando y en el tramo final de la primera mitad, en sólo cinco minutos, consiguió voltear el marcador. A pesar de sufrir distintos ataques en la segunda mitad, los de Zidane apenas sufrieron e incluso hicieron otros dos tantos en la recta final. Triunfo justo de los blancos -muy abultado por lo visto en el campo-, con Modric e Isco como estiletes, y tres puntos que le permiten mantener el liderato del campeonato con sólo una derrota en 23 partidos. Donde no ganaron ni Atlético ni Barcelona sí lo hizo el Real Madrid. Ahí está la diferencia.

Pero donde se están jugando los ‘garbanzos’ es en la parte baja de la tabla. Nadie quiere ocupar las tres posiciones que te envían a la Liga 123 pero los resultados de esta jornada nos dejan una igualdad enorme entre los candidatos a tan poco deseado premio. Y entre los actores implicados tenemos al Mallorca, que continúa su penosa marcha cuando le toca jugar fuera de las islas. Esta vez la derrota llegó en Barcelona frente al peor de los rivales, el Espanyol, que purga sus pecados tras sus nefastas actuaciones y gestiones en los despachos. Pero el equipo de Abelardo se ha gastado un pastizal en este mercado de invierno y ha fichado gol. Porque Raúl de Tomás, uno de los que ha llegado, va prácticamente a tanto por partido. Y en casos como el del domingo este tanto vale tres puntos e igualar a los rivales directos. El Mallorca tiene su talón de Aquiles cuando juega a domicilio y sus rivales lo saben y lo agradecen. Da igual si juega bien o mal, si el VAR le favorece o no -ayer también le perjudicó tras un balón que parece salir por la mínima- el resultado siempre es una derrota. Y así es imposible. Urge un cambio de rumbo urgente e incluso habría que ver si se toman medidas drásticas en el banquillo. Vicente Moreno lo ha hecho muy bien, pero parece que no da con la tecla y el tiempo se echa encima.

El Barcelona logró mantener las distancias (tres puntos) con el líder después de vencer a domicilio a un Betis que terminó fundido. Tuvo que tirar de oficio y de fútbol el conjunto culé, que fue por debajo siempre pero que al final logró dar la vuelta al choque. El arbitraje, por cierto, de Sánchez Martínez, fue lamentable. Por lo demás, de los partidos entre conjuntos de la parte noble hay que destacar el triunfo del Getafe, amplio, ante un Valencia muy inferior, que deja a los madrileños en una tercera posición más que interesante y, quizá, sorprendente. Pero muy justa porque está realizando un juego muy bueno con Jorge Molina como estilete con otros dos goles. Enhorabuena al Getafe y a Bordalás por su trabajo y por sus resultados. También la Real Sociedad se llevó un igualado derbi vasco gracias a la aportación de Portu e Isak. El sueco ha concluido una semana demoledora con tres goles dejando ver que tiene un futuro brillante dado su potencial y su juventud. Los donostiarras siguen de ‘dulce’. Victoria también, por la mínima, para un Atlético que no termina de estar fino. Derrotó al Granada gracias a un solitario gol de Correa y a una primera mitad más o menos decente. Pero la segunda fue una ruina, lo que pudo costarle un disgusto si no llega a aparecer -como siempre- Oblak con una intervención espectacular a remate de Soldado. Pero lo que vale son los puntos y éstos se los quedaron los chicos de Simeone.

Mientras, el Levante volvió a la senda de las victorias a costa de un Leganés que parece desinflarse después de los primeros partidos con Aguirre en el banquillo. La victoria valenciana les permite respirar porque estaba comenzando a complicarse la situación. También sumó los tres puntos el Alavés frente al Éibar en el ‘otro’ derbi vasco. Una victoria solvente pero sufrida al final que permite a los de Garitano vivir de forma más cómoda. Los de Mendilíbar, por su parte, no terminan de encontrar una línea de regularidad aunque mantienen las distancias con los puestos de descenso. Y un nuevo empate para el Valladolid, esta vez frente a un Villarreal que llegaba lanzado. Visto el partido el punto no es malo para los pucelanos, que mantienen las distancias. Destacar que sale el Celta del descenso tres meses después tras su triunfo ante un Sevilla que se adelantó pero que después, de forma incomprensible, se echó atrás. Al final la fé de los gallegos le dio los tres puntos, con lo que se alejan de sus rivales aunque sea de forma mínima.

 

 

Comentarios