LaLiga ya es, definitivamente, cosa de dos. El Barcelona derrotó al Getafe y el Real Madrid pinchó al final frente a un atrevido Celta. Mientras, los demás oponentes cada día están más lejos porque son incapaces de mantener el ritmo. Jornada importante para el Mallorca, que por fin se reencontró con la victoria aunque no sale de los puestos de descenso. Leganés y Espanyol empataron sus partidos y continúan cerrando la tabla.

Victoria vital del Mallorca el pasado sábado después de un choque muy igualado pero vital para las aspiraciones del conjunto bermellón. Un solitario gol del ‘Cucho’ Hernández dio los puntos a los de Vicente Moreno y les alivia para, al menos, vivir una semana con mayor tranquilidad. Vamos a ver si la victoria no se queda sólo en un paréntesis y a partir de ahora llegan muchas más. Es necesario comenzar el alejamiento de la zona peligrosa y con tres puntos la vida se ve mucho mejor. Ahora es el momento de atacar una montaña casi inexpugnable: la victoria a domicilio. Junto al Leganés, el Mallorca es el único equipo de LaLiga que aún no ha saboreado el triunfo lejos de su afición. Y ya va siendo hora. El viernes, en Sevilla frente al Betis, puede ser el momento ideal. Además, los rivales del conjunto mallorquín sólo pudieron empatar, casos del Leganés y del Espanyol, aunque en este caso el triunfo estuvo muy cerca. Sólo una expulsión al final permitió al Sevilla igualar el choque. Mejora el cuadro catalán desde que Abelardo comenzó a pilotar el banquillo y es posible que continúe el ascenso porque jugadores tiene de sobra para salvar la categoría. Hablando del Sevilla, por cierto, Lopetegui comienza a estar presionado por los últimos malos resultados. Se está quedando atrás y otros conjuntos le están pisando los talones. Atención por tanto a los posibles movimientos en los despachos si los buenos resultados continúan alejándose. Por su parte, el Leganés volvió a empatar, esta vez frente al Betis, en un partido soso y aburrido que nadie mereció ganar. No pasará a la historia este enfrentamiento entre dos equipos que se olvidaron de rematar entre los tres palos.

Por arriba se comprime la tabla. Pinchó el Real Madrid ante el Celta -que de esta forma se mantiene fuera de los puestos de descenso aunque igualado con el Mallorca- en un partido vistoso que disfrutó del regreso de Hazard -gran partido- y que vio cómo el Celta al final encontraba premio con un golazo de Santi Mina en los minutos postreros. Dominó el Madrid, que tuvo que remontar el gol de Smolov, y que se encontró con un regalo de Rubén (meta gallego) al cometer un ingenuo e innecesario penalti en la segunda mitad. Los de Zidane jugaron a rachas, aunque alguno como Bale sigue sin ofrecer resultados positivos a pesar de repetir titularidad. Lo del galés ya pasa de castaño oscuro. En definitiva, al final igualó el Celta después de un esfuerzo encomiable y de pensar siempre en puntuar. Con un Rafinha enorme, el conjunto gallego demostró que está muy vivo y que puede salir de abajo si mantiene esta línea regularmente. Aunque, también hay que incidir, debería mejorar su portería y defensa porque tiene muchos agujeros y transmiten poca confianza. El Barcelona logró tres meritorios puntos ante un gran Getafe en un partido en el que Messi volvió a quedarse sin ver puerta pero en el que volvió a dar asistencias de gol. No está fino el argentino de cara al gol pero al menos sí construye para la victoria. Jugó bien el conjunto de Setién -que no se saludó con Bordalás, como era de esperar- en la primera mitad. En sólo ocho minutos sentenciaron el choque los culés con los dos goles. Pero la segunda parte fue del Getafe totalmente, marcó un gol y pudo empatar en un par de ocasiones salvadas por Ter Stegen (como siempre). No está bien el Barcelona, que sufre en demasía. El panorama que se le avecina -con la Champions a la vuelta de la esquina- no es muy halagüeño precisamente y Setién tampoco parece el técnico adecuado para sacar la situación adelante.

En cuanto a los seguidores del duo cabecero, el Atlético se dejó dos puntos en Valencia en un buen partido en el que estuvo por delante pero que también pudo perder al final porque el conjunto che dominó y, quizá, mereció mejor suerte en el remate. Pero a final todo quedó en tablas, reparto de puntos y ambos un poco más lejos de los dos primeros. Quien se acerca a las primeras posiciones –ya está sexto- es el Villarreal, que está sumando mucho en las últimas semanas y el sábado volvió a ganar un derbi, al Levante, aunque fuera por la mínima. Calleja, con un equipo muy joven está llevando a cabo una campaña espectacular. Y tras la derrota, problemas para el Levante, al que se le acercan los rivales aunque aún no peligre.

Quien sí puede estar metiéndose en líos es el Valladolid, que volvió a perder en el tiempo de prolongación en Granada dejando escapar al menos un punto que había merecido. Los de Sergio se habían adelantado, pero dos latigazos nazaríes derribaron la muralla y dejaron los puntos en tierras granadinas para mirar más hacia arriba que hacia abajo. Y enorme triunfo, y justo, del Osasuna en Bilbao frente a un Athletic que nunca supo atacar la ordenada defensa navarra. Tres puntos justos para los navarros a pesar de que Adúriz estrelló un remate de cabeza en el poste ya en el descuento.

Terminamos recordando que el derbi guipuzcoano entre el Éibar y la Real Sociedad fue aplazado porque el Departamento de Salud del Gobierno Vasco no permitió su celebración debido al accidente del incendio del vertedero de Zaldíbar (cerca de Éibar) hace diez días que está propagando gases peligrosos por el aire. Habrá que esperar por tanto hasta el mes de marzo para la celebración de este choque. La salud es lo primero.

Comentarios