El lateral ‘porrerenc’ ha pasado de titular indiscutible a no ir convocado en prácticamente toda la segunda vuelta, pese a que el resto de jugadores de su demarcacióntampoco son ninguna garantía.


7 de diciembre de 2019. FC Barcelona 5, Mallorca 2. Este fue el último partido donde se pudo ver a Joan Sastre 90 minutos sobre un terreno de juego. En los siguientes 11 partidos (hasta el del pasado fin de semana frente al Eibar), Sastre tan solo ha jugado 1 (70 minutos frente al Valladolid). Los 9 partidos restantes, 3 los ha pasado en el banquillo, y 7 en la grada.

La situación del joven lateral está siendo cuanto menos delicada. Después de ligar una primera vuelta como titular prácticamente indiscutible, el ‘porrerenc’ es uno de los olvidados de Vicente Moreno en este tramo del curso. De este embrollo cabe destacar dos cosas. La primera, ya destacada en el párrafo anterior, son las 7 ocasiones en los últimos 10 encuentros que Sastre ha visto los partidos del Mallorca desde la grada. Sin ninguna lesión aparente, el jugador se ha visto envuelto en un giro total de los acontecimientos, donde ha pasado de ser la principal baza para el lateral derecho, al típico niño del patio de colegio al que nadie quiere para su equipo.

Y la segunda, es que su adiós de la rotación, no se justifica con el rendimiento que sus competidores están dando en su lugar. En pocas palabras: ni Gámez ni Pozo lo están haciendo mejor que él. En el caso del ex del Saguntino todavía se podría entrar a debate, porque gran parte de su participación en la temporada ha sido por la otra banda, y porque también hace tiempo que no pisa el verde. Pero comparando sus actuaciones con las del joven sevillista, su ausencia roza lo incompresible. Cierto es que una recuperación suya fue el inicio del segundo gol del equipo frente al Eibar el pasado sábado, pero conviene no olvidar que en los 4 partidos anteriores que Pozo ha jugado de lateral, en todos menos contra el Alavés, un gran porcentaje de los goles encajado por el Mallorca se originaron por su banda: gol de RDT, centro desde la derecha; gol de Joaquín, quiebro a Pozo y gol; gol de Maksimovic, centro desde la banda derecha.

Con su renovación de contrato hasta 2023, Joan Sastre se convirtió este verano en uno de los proyectos a largo plazo de este Mallorca. No obstante, su evolución se ha visto drásticamente cortada, y para un chico de apenas 22, el actual no es ni mucho un escenario favorable.

Comentarios