Atlético Baleares e Ibiza se enfrentan esta jornada en el Estadi Balear llegando como primer y segundo clasificado, con cinco puntos de diferencia entre ambos.

TODA LA TEMPORADA DENTRO DEL OBJETIVO

Ya llevamos 27 jornadas disputadas en este grupo primero de la segunda división B. En todas ellas el Atlético Baleares solo ha estado en dos jornadas fuera de los puestos de promoción de ascenso, en la primera y en la tercera. El hacer otra temporada más promoción de ascenso era una obligación, con el objetivo marcado de repetir campeonato por segunda temporada consecutiva. Los jugadores balearicos, conocedores de tal necesidad, solo han dejado de comandar la clasificación durante diez jornadas. Desde que cogieran por primera vez la primera plaza en la jornada sexta, solo se han visto superados de la decimoctava a la vigesimosegunda por el filial del Atlético de Madrid.

El Ibiza esta temporada tenía el objetivo claro de hacer promoción de ascenso. A dichas plazas que dan acceso llego el cuadro ibicenco en la jornada cuatro, para ya no volver a caer de las posiciones de privilegio. Mayoritariamente el conjunto de Pablo Alfaro ha ido titubeando entra la segunda y la tercera plaza, intercambiándose con un Atlético de Madrid B metido en medio de la pelea de dos de los tres equipos baleares de Segunda B.

DINÁMICAS CONTRARIAS LOCAL-VISITANTE

El Atlético Baleares esta intratable en su Estadi Balear. En catorce partidos disputados, solo se han escapado dos puntos, fruto del empate a un gol ante el Real Madrid Castilla. Situación casi perfecta para afrontar el derbi entre primer y segundo clasificado. Y es que además, el conjunto de Mánix Mandiola solo ha encajado nueve goles, siendo el San Sebastián de los Reyes el único capaz de anotar dos tantos. En la faceta ofensiva, la friolera de 34 goles anotados, siendo casi dos y medio por partido.

El Ibiza, a pesar de ser el segundo mejor visitante del grupo primero, llega al derbi tras dos derrotas y un empate a domicilio, habiendo podido marcar únicamente en la última salida en casa del Inter de Madrid, un gol estéril a balón parado de Diego Mendoza. Punto de inflexión para volver a la dinámica que le llevó a solo ceder dos derrotas a domicilio en las primeras 23 jornadas. Una victoria para girar dinámicas y meterse de lleno en la lucha por el campeonato.

LA LUCHA POR SER CAMPEÓN

Primero y segundo se enfrentan en uno de los mejores derbis que se pueden ver actualmente en esta división de bronce. Cinco puntos de distancia entre ambos, por lo que esta jornada podría decantar hacia dónde van los objetivos finales de temporada regular:

La victoria balearica dejaría con un margen de un mínimo de seis puntos al segundo clasificado, siempre y cuando el filial del Atlético gane su partido. En caso de no ser así, ya serían ocho puntos de margen a falta de diez jornadas por disputarse. No sería ni mucho menos un margen definitivo, pero si un buen colchón para el Atlético Baleares. La derrota dejaría a esos ocho puntos al Ibiza. Un duro golpe en su posible lucha por el campeonato, lo que ya haría centrarse en los celestes en intentar asegurar el Play Off cuanto antes.

La victoria ibicenca daría un nuevo aire a la lucha por el campeonato. A dos punto se pondrían los de Pablo Alfaro del actual líder, habiendo, como mínimo, empatado el gol average particular, y con una diferencia global muy similar entre ambos conjuntos. Con dos salidas consecutivas que le esperarían al conjunto balearico, intentar acceder al campeonato sería más real que nunca.

Comentarios