Atlético Baleares y UD Ibiza se vieron las caras en el Estadi Balear en lo que fue el segundo derbi interislas entre ambas escuadras. La balanza esta vez cayó del lado adverso al de la primera ocasión, y el conjunto celeste dirigido por Pablo Alfaro se llevó el gato al agua tras un contundente 0-2 en el que Kike López y Peris en propia puerta marcaron los goles del elenco ibicenco.

Los de casa salieron a morder desde el primer minuto, pero los que hoy vestían de negro no dieron ni un paso atrás. En cuanto el Ibiza igualó fuerzas, una de sus primeras intentonas se convirtió en el tanto que abrió la lata, tras un disparo raso de Kike López, que con la inestimable ayuda de Manu Herrera, acabó en el fondo de las mallas. El 0-1 campeó en el electrónico hasta finalizar el primer acto, pese a que el Baleares tuvo ocasiones para igualar la contienda.

El balón volvió a rodar tras el descanso, y los  anfitriones decidieron repetir el plan inicial. Apretar y esperar a que llegase la ocasión, y que hasta un empate hubiera valido en la mañana de hoy. Pero no acabó así, ni de cerca. El pragmatismo de Alfaro surgió efecto y el Ibiza volvió a aprovechar la segunda ventaja que le concedieron los de Manix para sentenciar el encuentro. Peris se marcó un gol en propia y echó por tierra cualquier aspiración blanquiazul. Ni la vuelta de Samuel Shashoua al tapete balear revolucionó el juego, y los visitantes consiguieron el premio que habían venido a buscar.

Un 0-2 que aprieta la liga y que deja a los de la pequeña isla a tan sólo dos puntos del líder, que ve como hoy se le escapa hasta la ventaja en el golaverage. Triunfo histórico para una UD que supo aprovechar todo lo que generó, y que ve como el ambicioso objetivo de la cabeza de tabla se aproxima cada vez más.

Comentarios