El Atlético Baleares está a noventa minutos de ser equipo de Segunda División. Durante el día de ayer, la RFEF anunció la finalización de la liga regular en todo el fútbol no profesional y la realización de un play-off exprés de ascenso. Dicho play-off mantiene la temática que Segunda B nos tiene acostumbrados. Es el mismo, pero con unos apuntes importantes a tener en cuenta: las eliminatorias serán a partido único y todo el play-off se jugará en una misma sede (aún por determinar).

En este contexto el equipo palmesano, líder del Grupo I de Segunda B, está a tan solo un partido de conseguir el ansiado ascenso que rozó la temporada pasada. Para ello, tendrán que vencer a Cartagena, Castellón o Logroñés, los líderes de los tres grupos restantes. La clara diferencia respecto a años anteriores es la posibilidad de jugar un sólo partido: ganar y ascender. La vía rápida. Por contra, de no ganar el Baleares aún tendría opciones de ascenso. La vía lenta provocaría enfrentarse a equipos (segundos, terceros o cuartos) de otros grupos que hayan pasado su primera fase:

Los segundos  (UD Ibiza, Cultural, Barcelona B y Marbella) se enfrentarán a los cuartos (Peña Deportiva, Valladolid B, Cornellà y Yeclano) y los terceros entre ellos (Atlético B, Athletic B, Sabadell y Badajoz) en la primera ronda. Los vencedores pasarán a semifinales, donde estaría el propio Baleares si hubiera caído. De esos cuatro ganadores que llegarían a la final solo subirían dos a Segunda.

Comentarios