Por tercera vez en poco más de un año, el Atlético Baleares vuelve a tener la opción del ascenso a Segunda División en noventa minutos. El Cartagena, en esta ocasión, será su rival. Ante tal partido vital, hemos contado con la ayuda de Jorge Fernández, especialista en el FC Cartagena en el periódico La Verdad.

Racing y Mirandés privaron hace una temporada de lograr el objetivo del ascenso. Con ello en mente, y con la ilusión de conseguir el objetivo marcado a principio de temporada, el Atlético Baleares busca el objetivo en la Rosaleda. No lo tendrá fácil, pues delante se encontrará al Cartagena, equipo con “el objetivo marcado desde el comienzo de la temporada y que ahora, a un solo paso de conseguirlo, nadie se plantea otro escenario que no sea la victoria y el ascenso en el primer encuentro“.

Como en todos estos partidos del Play Off exprés, es una incógnita con que ritmo competitivo pueden llegar los equipos, después de tanto tiempo sin partidos oficiales. Antes del parón, el equipo entrenado por Mánix Mandiola había sumado cuatro puntos de los últimos doce en juego, tras perder su primer partido como local ante el Ibiza, equipo que ha acabado segundo clasificado. También es complicado saber cómo llega su rival, puesto que “desde su regreso al trabajo el 25 de mayo, se ha blindado por completo. Tanto los entrenamientos como los tres amistosos que ha jugado el equipo han sido a puerta cerrada para evitar cualquier fuga de información“.

Habrá que ver si jugar tan lejos de casa y de su afición puede suponer un hándicap negativo para el conjunto balearico. En lo que se jugó de liga regular, de los últimos ocho partidos como visitante, solo se logró una victoria, en la visita al colista. A pesar de ello, no hay preocupación en el equipo, que sueña con lograr el ascenso en un campo de mayor categoría como es La Rosaleda.

El Cartagena llega con tres Play Off consecutivos disputados, habiendo entrado en uno como campeón y en otro como segundo clasificado. Tras estas últimas experiencias, “todo se enfoca en este curso, donde la inversión ha sido potente y se ha construido una plantilla equilibrada, con dos jugadores por puesto en la que se mezcla la experiencia y la juventud“.

En el Cartagena, nos cuenta nuestro compañero Jorge Fernández, “la protagonista es la pelota. Es un equipo que empieza su ataque construyendo desde atrás. Solo en momentos de emergencia se tira del balón en largo pero, mientras no sea necesario, se opta por combinar. La defensa es fuerte, con dos centrales expertos y de envergadura como Carlos David y Andújar, y los laterales son alegres en ataque. El centro del campo está bien ordenado, con futbolistas de calidad y que hacen una presión tras pérdida efectiva. Los extremos gozan de velocidad, técnica y suelen estar pegados a banda, aunque también lanzan buenas diagonales al interior del área. Y en ataque disfruta de jugadores rematadores, depredadores de área, como Caballero y Vinicius Tanque, dos futbolistas altos y fuertes, con buena zancada, que en corta distancia son muy peligrosos“.
Os dejamos las respuestas de Jorge Fernández a las preguntas que le hicimos, para que podáis saber más del rival del Atlético Baleares:

¿Como llega el equipo de físico y juego tras el parón tan prolongado?
Lo cierto es que es una pregunta difícil de contestar puesto que el Cartagena, desde su regreso al trabajo el 25 de mayo, se ha blindado por completo. Tanto los entrenamientos como los tres amistosos que ha jugado el equipo han sido a puerta cerrada para evitar cualquier fuga de información y no dejar migas de pan por el camino al Atlético Baleares. Si nos basamos en los tres encuentros preparatorios, ante rivales de Tercera (Mar Menor, Lorca Deportiva y Pulpileño), se puede decir que el Cartagena no ha perdido la puntería, puesto que ha marcado 9 goles. Tampoco se le ha olvidado, tras el parón, del fútbol de toque que exhibía durante la competición regular ya que todos los rivales destacan lo mismo: que el Efesé era el absoluto dominador de los encuentros. Y también resaltar la defensa, que no ha sido superada en ninguno de los tres envites (0 goles en contra). Pero un playoff es otra cosa distinta, donde la motivación cambia por completo debido a que lo que está en juego es un premio mayor. El entrenador, Borja Jiménez, y algunos jugadores, han garantizado en sala de prensa que llegan al cien por cien al partido, aunque también han explicado que son conscientes de que no se va a ver al mismo Cartagena que en marzo después de tantos meses de inactividad y falta de ritmo competitivo.

Suponemos que estamos ante un equipo planteado con el único objetivo de lograr el ascenso, ¿cómo están los ánimos, tanto en la ciudad como en el equipo?
Solo se piensa en ganar el domingo. Es el objetivo marcado desde el comienzo de la temporada y ahora, a un solo paso de conseguirlo, nadie se plantea otro escenario que no sea la victoria y el ascenso en el primer encuentro. Aun así, aseguran desde el club que si hay un tropiezo en el partido ante el Atlético Baleares, el equipo está listo para afrontar otras dos rondas, pero es más un mensaje tranquilizador que otra cosa porque nadie quiere enfrentarse a esa situación. Lo cierto es que los mensajes de los jugadores son siempre en una misma dirección: confianza en la plantilla, en el trabajo realizado en este mes y medio y optimismo, mucho. Después del naufragio de Majadahonda y un playoff el año pasado donde el Efesé no dio ningún síntoma de poder ascender a pesar de la remontada frente al Real Madrid Castilla, todo se enfoca en este curso, donde la inversión ha sido potente y se ha construido una plantilla equilibrada, con dos jugadores por puesto en la que se mezcla la experiencia y la juventud. En Cartagena hay hambre de ascenso y esta es una oportunidad única para saciarla.

Si tuviéramos que destacar un par de pinceladas de cómo juega el equipo, ¿qué destacarías? Y en ello, ¿cuál sería su jugador más diferencial?
En el Cartagena, la protagonista es la pelota. Es un equipo que empieza su ataque construyendo desde atrás. Solo en momentos de emergencia se tira del balón en largo pero, mientras no sea necesario, se opta por combinar. La defensa es fuerte, con dos centrales expertos y de envergadura como Carlos David y Andújar, y los laterales son alegres en ataque. El centro del campo está bien ordenado, con futbolistas de calidad y que hacen una presión tras pérdida efectiva. Los extremos gozan de velocidad, técnica y suelen estar pegados a banda, aunque también lanzan buenas diagonales al interior del área. Y en ataque disfruta de jugadores rematadores, depredadores de área, como Caballero y Vinicius Tanque, dos futbolistas altos y fuertes, con buena zancada, que en corta distancia son muy peligrosos.

Yo destacaría del Cartagena a varios: Lucas de Vega es uno. El chico, cedido por el Barça, ha dejado detalles de mucho talento. William es otro. Por la derecha ha hecho mucho daño siempre a las defensas, es difícil de atar y a los defensores no les queda otra que tumbarlo, aportando desborde y sensación de peligro constante. El internacional panameño Carrasquilla en otro, un futbolista que ha impresionado. Es incansable a la hora de robar el balón, ve muy bien los pases entre líneas y en todos los partidos demuestra sus ganas de triunfar. Cayarga, Elady, Andújar o el portero Marc Martínez son otros de los jugadores que estaban rozando un nivel sublime. Y paro ya, porque podría poner algún ejemplo más y al final nombro a la plantilla entera.

¿Qué se oye o comenta del rival, el Atlético Baleares, por la zona?
Que un conjunto que ha sido líder dos años seguidos en dos grupos distintos es un rival al que ponerle etiqueta de equipo grande. Al igual que el Efesé, lleva algunos años quedándose cerca de subir, por lo tanto sus ganas serán comprables a las de los albinegros. Equipo rocoso, con un fútbol no tan vistoso pero sí muy efectivo, duro atrás y con un ataque que siempre tiene la portería en el punto de mira. Ahí los números de Gabarre, por ejemplo. En pretemporada ya apuntaba maneras, en un amistoso que ganó el Cartagena por 3-2. Y la competición le ha dado la razón. Para un fútbol constructivo como el de los de Borja Jiménez, quizás enfrente esté el equipo más destructivo los líderes. Un conjunto que va a ser incómodo durante el partido y que al mínimo despiste va a aprovechar. Es más, creo que como el Atlético Baleares se adelante, tejerá una telaraña que será casi imposible de superar. Juegan bien con eso.

Comentarios