El fichaje de Luis García Plaza por el RCD Mallorca resulta, además de una gran noticia para La Liga tras su larga etapa en el fútbol exótico, una oportunidad para sacar el bisturí y desmenuzar sus puntos positivos y, quizá, no tan acertados. El técnico madrileño, por lo que ha demostrado sobre todo en el Levante, conoce a la perfección la Segunda División. De hecho, ha seguido -tal y como reconoció en su presentación como técnico bermellón- de forma minuciosa el devenir de la Primera y Segunda División esta temporada, por lo que va a necesitar muy tiempo de adaptación. Tiene experiencia y sapiencia, que a estas alturas no es poco.

Para quien no recuerde sus últimos pasos en España: Luis nunca ha lucido por tener un estilo de juego o formación fija. Lo ha demostrado en Valencia, con el Levante, en Villarreal y Getafe. Siempre ha tenido la capacidad de estudiar la plantilla y amoldarse a sus necesidades. Me explico: con el gran legado que deja Vicente Moreno, estoy convencido de que sabrá encontrar las debilidades en defensa que ha acusado el equipo esta temporada, sobre todo lejos de Son Moix. Es evidente que el ya ex técnico del Mallorca ha dejado cosas muy positivas durante estos últimos tres años, y Luis García lo va a aprovechar al máximo e, incluso, mejorar. Tiene capacidad para ello. Uno de los aspectos que, seguro, ya rondan en su cabeza es la mejora en la faceta defensiva. Y, para ello, no es de extrañar que apueste esta próxima campaña por la jerarquía atrás, con las líneas muy unidas, y buscando la opción del contraataque con extremos rápidos. Con el Levante fue, sin duda, la clave para sellar el ascenso.

Luis García Plaza es un entrenador correcto. Para el contexto que le va tocar vivir al Mallorca esta temporada -equipo recién descendido cuyo objetivo es volver a la élite cuanto antes-, que ambos se hayan encontrado es una gran noticia y pronto se hará de notar. Es más, según hemos podido saber, llevaba tiempo barajando la opción de volver a España. Tras sus recientes experiencias en el fútbol asiático, no ha dejado pasar la oportunidad del RCD Mallorca. En resumen, Luis García Plaza es un entrenador eficiente para la entidad mallorquina, que siempre se ha amoldado a la perfección a los diferentes contextos internos que se ha encontrado en los equipos a los que ha dirigido. Ahora bien, para conseguir el objetivo de ascender tendrá que trabajar muchísimo y ganarse cuanto antes a la plantilla.

Comentarios