La operación salida en el RCD Mallorca no cesa. Transcurridas ya dos jornadas de liga, el mercado de fichajes sigue abierto y la plantilla bermellona aún está un tanto sobrepoblada. No obstante, Pablo Ortells ya ha empezado a armar al equipo de Luis García Plaza con tres nuevas incorporaciones: Oliván, Mboula y Murilo llegaron a la escuadra balear para cumplir las exigencias del mister. Reforzar el lateral zurdo y traer a dos jugadores de banda era una necesidad que se palpaba desde hace bastante. Pero la puerta sigue abierta. La llegada de Brian Cufré está cada vez más cerca; y si finalmente Budimir se marca, la contratación de un nuevo delantero sería lo más lógico para intentar ascender a Primera División.

Para que todo ello ocurra, deben salir más jugadores. Zlatanovic, Salibur y Valcarce hicieron las maletas la semana pasada para aligerar el vestuario, dos de ellos cedido y otro rescindiendo su contrato con la entidad balear. Lo ideal sería que, finalmente, futbolistas como Trajkovski, Moyita y Chavarría también salieran. El caso del primero ya lo contamos aquí. García Plaza quiere contar con él, pero el macedonio debe valorar la situación deportiva en la que se encuentra y si llega una oferta la valorará de forma exhaustiva. Trajkovski sí jugó en la pretemporada, incluso tuvo minutos ante el Rayo Vallecano en el primer partido de competición liguera, pero en la segunda jornada no viajó con el equipo bermellón. Una señal a tener en cuenta, tal vez.

Diferente situación tienen Moyita y Chavarría. Ambos no han contado para García Plaza en pretemporada. Desde el primer momento saben que su futuro está lejos de la isla. Tal y como explicamos hace unos días, Moyita interesa al Albacete y a clubes importantes de la Segunda B. El futuro del delantero argentino es una incógnita, así como la de Budimir, que sigue con la opción de irse al Valladolid.

Comentarios