LaLiga adquiere emoción según transcurren las jornadas. Y los nervios comienzan a llegar. En sólo siete días el líder, el Atlético, ha cedido siete puntos ante sus perseguidores. De estar con diez puntos de ventaja ahora ya sólo son 3 (con un partido menos aún). El Real Madrid, con muchas bajas, ha acelerado y ya mete presión a los colchoneros. Por abajo, el Éibar y el Valladolid continúan complicándose la vida otra semana más, mientras el Elche gana y respira un poco.

Nuevo pinchazo del Atlético. Y van tres en una semana. A este paso va a perder LaLiga en el mes de marzo. Nueva derrota, muy grave, ante el Levante después de un partido relativamente correcto en el que estuvo muy desacertado en ataque y que un par de chispazos del rival y errores defensivos groseros le condenaron a la derrota y a contemplar cómo sus máximos rivales se acercan como lobos. Era tanta la distancia que los colchoneros habían logrado en la primera fase del campeonato que ya todos pensábamos que el título estaba repartido. Decir Atlético era hablar de seguridad, tranquilidad, concentración eficacia, falta de errores. Pero en una semana trágica todo lo realizado hasta la fecha ha saltado por la borda tras los últimos malos resultados. Ahora llegan los nervios y, sobre todo, la presión del Real Madrid, que cuando enseña las garras ya sabemos que mete miedo, mucho miedo, sobre todo al eterno rival.

El partido ante el Levante no fue malo del todo, más bien regular. Pero el gol, mejor dicho, la falta de gol, penalizó a los colchoneros, que además no estuvieron acertados ante Cárdenas, quien realizó un excelente trabajo y paradas de mucho mérito. Ahora toca mejorar, acertar de cara al gol y tener tranquilidad, porque los nervios sólo complican la situación. Pero cuidado que ya no todo es color de rosa en el Metropolitano.

Los rivales, de todo. Comenzamos por el Real Madrid, que derrotó a un buen Valladolid mientras a éste le duró la gasolina y no encajó el gol de Casimiro. Desde ese momento, casi con media hora por delante, los pucelanos se entregaron y el Madrid vivió tranquilo. Pero si los de Zidane se llevaron los puntos fue gracias a un nuevo gol de Casemiro de cabeza tras rematar un saque de falta y a Courtois, imperial bajo los palos resolviendo y despejando varios disparos más que peligrosos de los delanteros vallisoletanos. Tres puntos de oro, más cerca del líder y con el aspecto psicológico a favor, a pesar de las bajas por lesión de hombres importantes como Benzema. El segundo posible rival del Atlético, el Barcelona, dio el cante y pinchó ante el Cádiz. Partido flojo de los catalanes, que crearon algunas ocasiones claras pero que no acertaron y que, al final, vieron cómo un día más Lenglet cometía un penalti absurdo que daría el empate a los gaditanos. Los de Álvaro lo fiaron todo a la defensa, aguantaron hasta el final y tuvieron la suerte de ver cómo el central catalán la liaba de nuevo para hundir a su equipo. Además, algunos jugadores -además de Lenglet- quedaron marcados, como Griezzman, inoperante toda la tarde una vez más. El Barcelona se deshace y LaLiga paree cada día más lejos.

La Real mantiene su línea a pesar del batacazo ante el United y goleó a un defensivo e inoperante Alavés que prácticamente no tiró a puerta. El 4-0 lo dice todo. Los de Abelardo aguantaron hasta casi el final de la primera mitad pero en la segunda fueron arrollados, más o menos les pasó lo mismo que en Barcelona. 9 goles en dos jornadas son muchos goles encajados y ahí hay un problema a resolver. La Real apuntala la quinta plaza.

Triunfo in extremis del Betis ante el Getafe que deja a Bordalás aún más tocado. Fue un choque de pico y pala, con escasas ocasiones por parte de ambos y dos penalties favorables a los béticos, ambos claros. El primero lo falló Canales, pero el segundo si lo marcó Borja Iglesias, últimamente aliado con el gol. Tres puntos que le meten directamente en la pelea por Europa. No termina de cerrar los partidos el Villarreal y vuelve a dejarse puntos. Se puso por delante en San Mamés, encajó el empate y terminó sufriendo. Resultado justo pero el Betis ya está a un punto y la Real se marcha a cuatro.

Fran Escribá volvía al banquillo del Elche y no lo pudo hacer de la mejor manera posible. Su equipo logró tres puntos básicos ante un rival directo, el Éibar, que le sitúan como su rival vasco pero con dos partidos menos. Todavía hay esperanzas y estos tres puntos son vitales. Justamente lo contrario para el Éibar, que lleva una racha penosa y que ya está igualado a puntos con los equipos que descienden de categoría. Peligro para Mendilíbar y compañía. Triunfo también importante del Valencia frente a un Celta que ha vuelto a perder prestaciones y navega por el centro de la tabla. Javi Gracia respira una semana más. Y victoria balsámica del Huesca frente a un Granada en rebajas. Pacheta ha inoculado un virus luchador al conjunto oscense y cada semana demuestra que va a ser complicado doblegarle. Se apunta a la lucha, no se hunde y promete pelea hasta el final.

Esta noche Osasuna y Sevilla ponen fin a la jornada. Arrasate ha conseguido sacar a los rojillos de la zona roja y será un buen rival para el deprimido Sevila, derrotado ante Haaland y el Borussia Dortmund. Por calidad y jugadores, deberían llevarse la partida los andaluces, pero…

Comentarios